Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago Lago Peñas.

El futuro está en el rural

El Mundo cambia. Y las preferencias de ciudadanos y consumidores también. Canarias es un buen ejemplo de cómo un territorio con un bajísimo nivel de desarrollo vivió un boom de varias décadas gracias al auge y desarrollo del turismo de sol y playa. Galicia podría vivir un boom similar si aprovechase el potencial de su medio rural. Con dos ventajas diferenciales.

La primera es que hoy somos mucho más conscientes del valor del paisaje y la sostenibilidad ambiental. A nadie se le ocurre que una estrategia del desarrollo del rural se haga al margen de estos principios. Y, por si acaso, la Comisión Europea nos lo recuerda en la PAC. La segunda es que sabemos que nuestra estrategia debe basarse en el valor añadido y la calidad; en la imagen de marca y nuestra cultura. No en precios bajos y en la producción de commodities.

Lo anterior nos ofrece el mejor soporte para afrontar un futuro en el que lo primero a hacer es recuperar los cientos de miles de hectáreas abandonadas, que arruinan nuestro paisaje y alimentan los incendios forestales. Necesitamos recuperar esas tierras para multiplicar nuestra riqueza forestal, para ponerlas a disposición de ganaderos y agricultores. Hay que dar prioridad a los que ya están, acompañarlos en una transición que solo puede traerles bienestar y satisfacción pero que, en muchos casos, exige que abracen protocolos y formas de hacer las cosas diferentes. Dejarse asesorar, asumir las ventajas de la cooperación y de jugar todos a lo mismo. Pero tenemos que ser capaces de que inviertan también empresarios y ciudadanos de fuera del sector. Preferiblemente gallegos, para que los beneficios se queden aquí y se repartan entre el mayor número posible de personas. Lo que ha ocurrido con el potencial eólico no es el camino.

El camino es aprobar una ley en el Parlamento gallego para movilizar tierras con consenso pleno; diseñar una estrategia para el 2030 profundamente ambiciosa y viable, basada en experiencias piloto que demuestren cómo hay que hacer las cosas para que tengan éxito; integrar producción de alimentos de calidad, paisaje y arquitectura, industria alimentaria, turismo rural.

Tenemos un enorme potencial. Está en nuestras manos el aprovecharlo.

*Director de GEN (Uvigo) y del Foro Económico de Galicia

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats