Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M. Alonso.

Sol y sombra

Luis M. Alonso

El peor escenario

Alguien le preguntó a Hari Kunzru, periodista y escritor angloindio comprometido activamente con la defensa de los derechos humanos, cuál es el peor escenario de futuro. Kunzru no tuvo inconveniente en responder con crudeza. Quienes le siguen saben que no suele esconderse. Paso a resumir lo que dijo: Estados Unidos se convierte en una autocracia, en un mosaico débil de jurisdicciones dirigidas por oligarcas, más o menos rapaces que conducen a una guerra perdida con China, primero fría y luego caliente; los derechos humanos pasan a ser una idea pintoresca; el medio ambiente colapsa y las migraciones masivas resultantes conducen a regímenes autoritarios que toman el control en los países más ricos; se libran guerras genocidas por el agua; la meseta tibetana es un punto de inflamación mundial; nuevos patógenos emergen del derretimiento del permafrost, matando a millones; la vida se vuelve un infierno para todos menos para los muy ricos; para las mayoría el futuro se asemeja a un mundo de insectos, hambre y trabajo altamente vigilado; unos pocos son conducidos a una decadencia melancólica detrás de altos muros. Visto de esa manera, el coronavirus y la espeluznante cifra de 120 muertos al día de este país parecen solo un tímido aviso de lo que va a ocurrir.

En circunstancias ordinarias la inquietud que revolotea en Kunzru nos parecería digna de su última novela y nada más. Es lo que ocurre, pero eso no resta credibilidad a la visión apocalíptica. Quién se iba imaginar, por ejemplo, el año pasado lo que está sucediendo. No hace mucho comenté en presencia de conocidos que la pandemia había reemplazado como amenaza al terrorismo islamista y este vuelve a resurgir en Francia. Nada es incompatible, ningún peligro o calamidad, cuando se trata del peor escenario. Por eso no hago más que pensar en las palabras de Kunzru, hay sobrados indicios pánicos que nos llevan a ellas. Observen la violencia, la radicalización política, la estupidez humana y tendrán la respuesta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats