SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tratamiento con ozono podría evitar dos de cada tres muertes

Ha vuelto a pasar. Las cifras de contagios por coronavirus se han elevado a registros anteriores al estado de alarma durante esta segunda ola. El aumento diario de infectados en España se contabiliza nuevamente por millares y los muertos por cientos. La gente enferma por culpa de la Covid-19, los hospitales se llenan, las UCI se saturan y el sistema sanitario amenaza con colapsar. En estos momentos son siete las comunidades autónomas que superan el 20% de ocupación de pacientes críticos, lideradas por Madrid con más de un 40%. En Galicia, por fortuna, la presión sobre las UCI se mantiene por debajo del 5%.

Mantener estos datos de ocupación de las unidades de críticos bajo control debe ser una de las prioridades de las autoridades sanitarias. No se debe permitir que se instale el temor en la población a no ser atendido en los hospitales. Por eso se deben aunar esfuerzos y estudiar nuevas y efectivas posibilidades en la lucha contra el virus. Una de ellas es el tratamiento con ozono. Dos estudios clínicos recientes realizados sobre personas infectadas con el coronavirus han demostrado que el ozono puede reducir en una cuarta parte el tiempo necesario para que mejoren los enfermos, lo que en consecuencia multiplica por cuatro la disponibilidad de camas en los centros sanitarios. Además, la mortalidad de los pacientes tratados con ozonoterapia ha sido inferior al 8%, una reducción a casi la tercera parte de los datos que vienen siendo habituales. Los resultados apuntan a que el tratamiento puede evitar dos de cada tres muertes. No debemos enfrentar la nueva oleada que se nos avecina sin contar con esta extraordinaria arma terapéutica.

En las últimas semanas fueron publicados dos artículos en revistas médicas que demuestran que la ozonoterapia acorta la evolución del Covid-19. La primera, una investigación en Bérgamo de un grupo italiano liderado por el profesor Marianno Franzini realizada con una base de 50 pacientes con neumonía por Covid-19 en estado crítico, constató una mejoría clínica completa en menos de diez días, lo que reduce a la mitad el tiempo esperado para la recuperación de los contagiados. Por otro lado, un grupo español comandado por Alberto Hernández, en Ibiza, describe la evolución y las alteraciones del laboratorio en 18 pacientes infectados por el coronavirus. De estos, 9 fueron tratados de forma convencional, mientras que los otros 9 recibieron ozonoterapia de manera adicional. El grupo tratado con ozono mejoró clínicamente en una media de 7 días, mientras que el grupo control lo hizo en 28 días, lo que equivalió a reducir la convalecencia en una cuarta parte.

Estos datos confirman los resultados reportados por la Sociedad Italiana de Oxigeno-Ozonoterapia (SIOOT) sobre cien pacientes tratados con ozono en la primera oleada del virus. Por aquel entonces, el tiempo de resolución de la Covid-19 se redujo entre los cuatro y los seis días. Como ocurre en el tratamiento de cualquier infección, el grupo de la SIOOT destaca que cuanto antes entre en juego la ozonoterapia, mayor será su eficacia, y, consecuentemente, recomiendan que el tratamiento se inicie justo en el ingreso del contagiado antes de que progrese la enfermedad.

A la vista de estos registros tan positivos durante la primera ola de la pandemia, el grupo Ozono-Covid con el ya mencionado Alberto Hernández a la cabeza, propuso apoyar técnica y científicamente a todos los hospitales españoles para implantar el uso sistémico con ozono en pacientes ingresados por coronavirus. La propuesta fue acogida con entusiasmo por muchos de los médicos que atendían directamente a los pacientes más graves. Se formaron equipos dispuestos a iniciar el tratamiento con ozono en la mayoría de los grandes hospitales de nuestro país. Sin embargo, las autoridades institucionales vetaron su uso basándose en la falta de trabajos clínicos publicados que avalasen el tratamiento y nuestro proyecto no pudo progresar entonces.

Ahora sabemos que de haber prosperado nuestra iniciativa se habría evitado el colapso en los hospitales y con ello las muertes de miles de pacientes de esta y otras patologías que no pudieron ser óptimamente atendidos por esta saturación. Por otra parte, la mortalidad directa de la enfermedad podía haberse reducido a menos de la tercera parte, tal vez salvando decenas de miles de vidas. En el momento presente y con los datos clínicos encima de la mesa, reiteramos nuevamente nuestra propuesta a todos los centros sanitarios interesados en apoyarse en la ozonoterapia en pacientes con Cocid-19. El tratamiento podría estar disponible en todo el país en cuestión de semanas.

Apelamos a nuestros compañeros, a los organismos médicos, autoridades y a la sociedad en general, para que se apueste por combatir la enfermedad y apoye decididamente, en todos los niveles, la implantación del tratamiento con ozono para el Covid-19. Así, con toda seguridad, no tendremos que presenciar un escenario de miles de muertes y un nuevo un colapso de nuestro sistema sanitario.

*Investigador

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats