SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

La independencia mas difícil

Las posiciones políticas ante el Covid-19 no ofrecen duda: en el mundo, y aquí, cierta derecha tiende a limitar o relajar las medidas contra la pandemia. No me atrevería a decir que la línea divisoria afecte también a los tribunales de justicia. Ahora bien, en situaciones semejantes y respecto de medidas idénticas unos tribunales las anulan por entender que violan derechos fundamentales y otros las confirman anteponiendo la salud y la vida. ¿Es todo tan opinable, o el problema es que hay demasiada "opinión" en muchas decisiones judiciales? La independencia exige que nadie, mucho menos el poder político, interfiera de modo directo o indirecto en dichas decisiones, pero también que los jueces sean independientes de sus propias ideas y querencias sociales, sanitarias, políticas o religiosas, a la hora de aplicar la ley. Si perdieran prestigio ya no quedaría nada creíble en el Estado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats