Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dependiente en El Siglo

Luís Martínez Pérez fue un avispado comerciante desde su tierna juventud, que encontró en El Siglo la mejor escuela posible, con su propietario Benito López Paratcha como gran maestro. Allí aprendió el oficio y cuando aún trabajaba como empleado, aunque ya muy reconocido, se casó con Amparo Gendra Gago. El matrimonio tuvo tres hijos: Clemente, Matilde (que murió prematuramente en 1932 al dar a luz) y Luís.

El Siglo disponía de dos comercios: el principal, en la plaza de la Constitución nº 5 (Herrería), y el anexo en la calle Elduayen nº 22 (Oliva). Este era en realidad un almacén de música en donde podía adquirirse o alquilarse cualquier instrumento, especialmente pianos y harmoniums. Y aquel respondía al concepto de gran bazar donde tanto la librería como la papelería se daban la mano con la perfumería, los artículos de piel y los objetos para regalo.

Con el paso del tiempo, el negocio se concentró en el comercio de la Oliva. Antes de morir en 1929, López Paratcha traspasó El Siglo a un comerciante de Vigo, quien mantuvo el negocio hasta que al año siguiente pasó a manos de Clemente Martínez Gendra. Esa adquisición fue el mejor homenaje del hijo al padre.

Compartir el artículo

stats