02 de agosto de 2020
02.08.2020
Faro de Vigo
sol y sombra

Pregúntenle a Urkullu

02.08.2020 | 00:48
Pregúntenle a Urkullu

Pedro Sánchez traspasó irresponsablemente la responsabilidad de la gestión del coronavirus a las comunidades autónomas y los resultados saltan a la vista. Eso sí, les ha recordado a los presidentes regionales que el reparto de los fondos de la UE es exclusivamente cosa suya. Si se ha erigido en líder europeo, si de él depende según sus propias palabras la consecución de este nuevo "plan Marshall", que sin su prestancia y aportación no hubiera cristalizado, es normal que se arrogue la exclusividad del liderazgo y de la representación. Para algo es el presidente del Gobierno. Además no hay que preocuparse, el dinero está en buenas manos. Con los peores datos -hundimiento del 18,5 por ciento de la economía durante el segundo trimestre-, el Gran Timonel de este país asegura que España ha iniciado la fase de reactivación. Brilla el sol, se escucha el trino de los pájaros y la luz entra a raudales a través de las ventanas.

Habría que preguntarle a Iñigo Urkullu si hay razones para sentirse tan optimistas. Urkullu es un termómetro fiable de la estabilidad institucional. Funciona igual que las máquinas tragaperras. Hay que meter antes moneda y esperar a que transija. Todo tiene un precio, se puede contar con él para una reunión pagando o fijando un déficit que distinga al País Vasco del resto de las comunidades autónomas a las que Sánchez ha pedido cohesión y unidad, precisamente al pie de la Sierra de la Demanda. De allí proceden las Glosas Emilianenses, primera evidencia escrita del castellano que poseen el interés añadido de incluir dos anotaciones en vascuence, o euskera si lo prefieren. En la cuna del castellano han quedado grabadas para que mañana las podemos recordar las palabras del líder de la reconstrucción nacional y europea. No las olviden: "No puede haber comunidades de primera y de segunda. Todos tenemos que ir al mismo nivel y con las mismas oportunidades". Urkullu ha sonreído por no carcajearse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook