Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García.

Billete de vuelta

Francisco García

Deconstruir Europa

Para reconstruir la economía de los países que conforman el club europeo, apuntalar su sanidad y promover medidas sociales que permitan a las familias no caer en el abismo insalvable de la pobreza y a las empresas evitar el cierre o verse reducidas a la insignificancia, la UE deberá deconstruirse.

Al modo de la nueva cocina, deshaciendo analíticamente sus armaduras más burocráticas y obsoletas para dotarles de una nueva estructura, más lúcida y apetitosa; incrementando a la vez la intensidad de los sabores que hicieron del continente, durante siglos, el faro de la cultura y el pensamiento, del avance económico, tecnológico y social de la humanidad entera.

Hacen falta en Bruselas jefes de cocina que con los ingredientes tradicionales que conforman lo más saludable de la dieta paneuropeísta -democracia liberal, cooperación, cohesión y solidaridad-, reelaboren los platos y compongan un menú que tras este terrible terremoto que amenaza con dinamitar las columnas del edificio común permita se sirva en igualdad en cada mesa de cada país de la Unión.

España sólo saldrá sin heridas irrecuperables de esta crisis, sin miembros severamente castigados y daños irreparables en sus órganos vitales, si se aferra a la medicina comunitaria. El monumental fondo económico destinado por las instituciones europeas a la reconstrucción que habrá que acometer tras la pandemia anima a la esperanza y augura que, por fin, los cocineros de la gestión común han dado en el clavo con las espumas y las gelificaciones. Ahora es tiempo de que cada cual acierte a emplatar lo que le toque. Oído, cocina.

Compartir el artículo

stats