Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nitrilo y espuma fluvial

Entre lo poco bueno del confinamiento obligado por el virus está el respiro que se dio al medio ambiente y la cura de descontaminación del humo de los coches y las fábricas. Pero la desescalada también se la están tomando a pecho los enemigos de la naturaleza que siembran el territorio de espumas y desinfectantes que en realidad infectan, de guantes y mascarillas, que dejan en herencia ese virus no menos peligroso que el otro.

Compartir el artículo

stats