Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés.

El odio en los tiempos del cólera

Con el pragmatismo imperante desde que la humanidad ha adquirido constancia de que el mundo es un lugar peligroso, quién no querría tener a un médico de vecino por lo que pudiera ocurrir. Sin embargo, el estado de shock a veces llamado de alarma ha cursado con brotes inquisitoriales en que los facultativos son declarados non gratos por el vecindario, desde la hipótesis del riesgo de transmisión de la pandemia vertida en escritos anónimos. Buena parte de los afectados por el coronavirus son asintomáticos, y también pasea sin síntomas un amplio porcentaje de los voluntariosos postulantes a censor franquista.

Si el rechazo a la proximidad de un médico en tiempos de pandemia provoca perplejidad, el sentimiento vira hacia la estupefacción cuando se agrede siquiera verbalmente a la cajera del supermercado que vive en el piso de al lado. Frente a la absurda elevación del encierro domiciliario a un despliegue de coraje, un engreimiento que ya ha sido desmontado por Eduardo Mendoza, denigrar a quienes se juegan la vida en primera línea y no precisamente por sueldos estratosféricos brinda nuevas perspectivas a la abyección. Conviene recordar sin embargo que estas conductas son secuelas del arresto, y que buena parte de sus autores se avergonzarían en otras circunstancias. El odio en tiempos del cólera, también los médicos suizos quisieron marcar en su día a los enfermos de sida.

Las matemáticas son más útiles que las leyes para desactivar a los torquemadas. Los datos reales sobre la pandemia apuntan a millones de españoles contagiados. Bajo esta premisa, la probabilidad de que se halle un afectado por coronavirus entre la veintena de vecinos iracundos supera en porcentaje al posible contagio del médico individual, aunque la justicia numérica no llega al punto de avalar que el afectado sea el autor del anónimo infamante. Y admitiendo la exigencia de limpieza de sangre a domicilio, quienes se aterran ante vecinos separados por muros de cemento deben especificar qué tipo de garantías sanitarias exigirán antes de subir a un avión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats