15 de marzo de 2020
15.03.2020
Faro de Vigo
sol y sombra

La alarma económica

15.03.2020 | 03:02
La alarma económica

Por un lado tenemos el estado de alarma y, por otro, la alarma que causa entre los españoles el propio Gobierno y sus discrepancias, que afloran incluso en una situación en la que habría que pedirle a los políticos unidad y altura de miras. Ayer se produjo un retraso en el Consejo de Ministros por la insistencia de Pablo Iglesias en reclamar para Podemos mayor concentración de poder en las decisiones adoptadas. Iglesias se ha saltado la cuarentena impuesta tras el positivo de su mujer, la ministra de Igualdad, con el fin de asistir a la reunión en busca de protagonismo o de liderar el debate político de las soluciones para los trabajadores dentro de la crisis. Lo primero desde luego no es lo mismo que lo segundo, aunque ambas cosas puedan ir inevitablemente aparejadas.

Unidas Podemos ha insistido durante toda la semana en que no se pueden tomar medidas sociales para paralizar el país sin aprobar a la vez otras paliativas en favor los trabajadores. Lógicamente es lo que un partido de izquierda está obligado a defender en una circunstancia así, siempre y cuando la discusión no signifique poner palos en las ruedas ni dilatar aún más el retraso ya acumulado. El acuerdo se ha aplazado para el martes. Es el problema de contar con dos desgobiernos en uno.

En realidad, parar dos semanas de esta manera tendrá efectos devastadores no solo para las economías de las empresas sino también para los bajos salarios de los empleados. Pensar en ello es parte de la tormentosa reflexión que suscita contener el tsunami de un virus con una tasa de mortalidad del 0,7 por ciento y que, aunque cada caso tenga su truco, únicamente se sobrepasa en personas mayores de ochenta años con complicaciones de salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook