Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Patologías nacionales

Para qué engañarnos, una parte de Catalunya, la que nuclea el secesionismo, se ha independizado. Metidos en su mundo, con un solo valor y una sola unidad de medida (la independencia) a los que subordinan cualquier otro problema social, insonorizados a todo discurso que no sea el que mueven sin tregua en su cabeza, negados a entender cualquier historia o relato que no sea el propio, interactuando sin cesar consigo mismos, hipersensibles y a la vez agresivos, empeñados en ser antipáticos en España para evitar cualquier riesgo de empatía, han logrado convertirse en problema para los demás y sobre todo para ellos mismos. Esto justifica cuantos esfuerzos se hagan del lado de acá, o sea, de España y de la España que aún queda en Catalunya (la mitad o más) para paliar el mal. Pero una terapia valiente pasa por examinar cuánto de aquella sintomatología pueda haber también en nosotros.

Compartir el artículo

stats