Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hemeroteca del Decano

Hace 130 años | 06-02-1890

Aranceles sobre el tabaco

La Cámara de Comercio de Vigo recibió una carta del organismo similar en Nueva York para que se realizaran gestiones con las autoridades para favorecer la llegada de trabajo a España. La entidad viguesa comenzó con el envío de una carta al Ministerio de Estado en la que se solicitaba una reunión al más alto nivel. Al parecer, hasta la Cámara de Comercio de Nueva York habían llegado las peticiones de varias empresas para exportar tabaco a Europa. El puerto vigués era uno de los lugares elegidos en España para poder descargar el producto.

Pagos pendientes

El Gobernador Civil de Pontevedra pidió a través de una carta a todos los ayuntamientos de la provincia que pagaran los atrasos pendientes de los profesores de la escuelas. Los docentes acumulaban varios meses sin cobrar en varios casos. La Diputación de Pontevedra llegó a hacerse cargo de las deudas de los ayuntamientos más pequeños.

Hace 100 años | 06-02-1920

Harina y carne

La Junta de Subsistencias, que establecía los precios de los productos básicos y como distribuirlos, ordenó que se repartiera una gran cantidad de harina entre los panaderos. El producto se encontraba almacenado en el puerto vigués. Cada empresario disponía de una cantidad. En casi todos los casos, inferior a la solicitada. El organismo también autorizó la entrada de carne procedente de Portugal. Sería transportada en tren y antes de ser distribuida tendría que pasar por rigurosos controles sanitarios.

Barco en mal estado

El Nuevo Senén, un barco destinado al transporte de pasajeros entre Vigo y Moaña, se encontraba en muy al estado, según informaba el Decano. Los viajeros ya se habían quejado. Sin embargo, su propietario afirmaba que no disponía de los recursos económicos necesarios para arreglarlo. Para ello, solicitó ayudas a la Diputación de Pontevedra y también a los ayuntamientos de Vigo y Moaña. El servicio era muy utilizado.

Hace 50 años | 06-02-1970

Cámara de comercio internacional

El Centro Portugués de Vigo cumplía 43 años de existencia y lo celebró presentando una serie de iniciativas. Eduardo Calvet, su presidente, mostró su deseo de que se construyera una cámara de comercio luso española. Con su existencia se pretendía aumentar el intercambio comercial entre los dos países, pero sobre todo en la provincia de Pontevedra. Otra de las propuestas sería la celebración de un partido amistoso todos los años entre el Benfica y el Celta. Cada año se jugaría en una ciudad. Y también establecer una prueba ciclista por etapas entre Vigo y Oporto. El Centro Portugués de Vigo tenía 1.500 socios, una de las cifras más altas de su historia.

Seguro obligatorio

Los responsables del Puerto de Vigo anunciaron que no dejarían entrar en sus instalaciones a todos aquellos barcos que carecían de seguro contra la polución. La medida adoptada era inflexible sobre todo con las embarcaciones que transportaban petróleo.

Compartir el artículo

stats