Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Flexiseguridad

La salida de la crisis es un tótem económico que a base de repetirlo acabamos por creernos que es verdad. Cuando la última crisis estaba en su pleno apogeo, se repetía insistentemente que la situación apocalíptica acabaría hasta con el sistema y a, base de realizar ajustes para eliminar la grasa que cuando nos va bien acumulamos sin darnos cuenta, la economía se reconvirtió en un cuerpo preocupado y se fue al gimnasio. A base de ejercicio y muchos sacrificios, volvimos a estar en forma. Pero sabe que, si se vuelve a abandonar, volverá la gordura y tendremos que volver a empezar. Para evitar lo dramático de los ciclos económicos tenemos que intentar mantener el corpus económico en plena forma y para eso hay que alimentarse con medidas económicas equilibradas y saludables para hacer que no enferme y optimice su eficiencia.

Hace unos años, con relación al mercado laboral, estuvo muy en boga un concepto muy saludable para la economía como era la flexiseguridad, que también provenía del norte -el paradigma nos lo daba Dinamarca-. Con la flexiseguridad es muy fácil despedir a los trabajadores para ajustar económicamente las plantillas, pero también es muy fácil para los trabajadores encontrar un nuevo trabajo, dado que cuenta con un fuerte apoyo público para la formación, la prestación pública asistencial temporal e incentivos a la contratación, de tal forma que el mercado laboral funciona de forma eficiente y evita el desempleo.

Lo que no cabe duda es que las empresas como empleadoras sobreviven en ambientes de alta flexibilidad dado que lo más elástico que se puede tener es la relación de un cliente con su proveedor y por tanto las empresas han de estar adaptando sus estructuras de forma permanente a las condiciones del mercado, por tanto, necesitan disponer de instrumentos de flexibilidad en el mercado laboral. Ahora que estamos inmersos en una nueva etapa política, donde se apunta que uno de los ámbitos de cambios estructurales es el mercado laboral, debería ser importante abrir debates que recaben las opiniones y posiciones de todos los agentes económicos y sociales, para procurar la modernización del mercado, donde la flexibilidad viene impuesta por la nueva concepción del trabajo en economías digitalizadas y robotizadas, donde las opciones más avanzadas pasan por el trabajo íntimamente vinculado al conocimiento.

*Economista

Compartir el artículo

stats