Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Ponte

inventario de perplejidades

José Manuel Ponte

Sobre la perfidia inglesa

Con la culminación del Brexit y la salida del Reino Unido de la Unión Europea se ha vuelto a hablar en los medios sobre la 'pérfida Albión', es decir sobre la -al parecer- innata deslealtad de Inglaterra para con sus socios o aliados cuando el interés propio lo exigiese. Hace unos meses, cuando ya era evidente que no habría marcha atrás, el que esto escribe publicó un articulo, " Otra vez la 'pérfida Albión'" el que reproducía unos párrafos del dietario clandestino del periodista catalán Agusti Calvet, más conocido por el seudónimo de ' Gaziel'. El libro "Meditaciones en el desierto, 1946- 1953" no pudo ver la luz durante el franquismo pero mucho tiempo después nos ofrece una visión muy interesante sobre ese periodo histórico. Y entre otros acontecimientos trata de la desilusión que entre los demócratas españoles, del exilio exterior y del exilio interior, produjo el cambio de actitud de la política exterior británica respecto del régimen de Franco, que pasó de enemigo potencial ,por sus inocultables simpatías hacia las potencias del Eje, a respetado anticomunista. Gaziel, que se contaba entre los desilusionados, explica las razones del cambio. Y escribe: "Inglaterra siempre va a su aire... la clave de la política exterior británica es la frialdad del comerciante astuto, que lo considera todo solo en función de sus ganancias personales y actúa en consecuencia.No es cierto que Inglaterra sea pérfida, aunque tenga fama de serlo. A no ser que sea perfidia el instinto de la propia e inmediata conveniencia llevado a cierto grado de refinamiento. "La creencia en la ' perfidia' inglesa tiene una larga tradición en la política española y estuvo alimentada, entre otras, por algunas dramáticas derrotas navales como la de la llamada "Armada invencible" o "Trafalgar" por no hablar del acoso corsario a las naves españolas que traían el oro y la plata de América. El famoso escritor católico G. K. Chesterton asegura en su "Breve historia de Inglaterra" que fue el fracaso de la imponente flota enviada por Felipe II lo que forjó el alma de la nación. "Las esperanzas de Inglaterra datan de aquella hora desesperada... el quebranto de aquella red naval tan inmensa perduró como un símbolo de que la pequeña cosa que había escapado sobreviviría a la grandeza de sus enemigos. Y lo cierto es que, en cierto modo, nunca podremos volver a ser ni tan pequeños ni tan grandes". Como ocurre siempre, la gloria de los vencedores se logra a costa de los vencidos.

Durante la dictadura, los medios de prensa adictos (que lo eran todos) lanzaban de cuando en cuando una campaña contra la "pérfida Albión" reivindicando la devolución del Peñón de Gibraltar que nos había sido arrebatado -nos explicaban- con malas artes.Con ese pretexto se organizaban manifestaciones ante la sede de la embajada británica y ante las de los consulados y nos dejaban salir del colegio a los escolares para hacer bulto.

Aunque no todo fueron derrotas. En los Mundiales de Fútbol de 1950 en Brasil el equipo español le ganó por 1 a 0 a Inglaterra con el gol legendario de Zarra. Alegre como estaba el presidente de la Federación Española de Fútbol , Muñoz Calero le dedico el triunfo sobre la 'pérfida Albión' a Franco. La embajada británica protestó por el tratamiento, que juzgó despectivo, y Muñoz Calero fue destituido poco después

Compartir el artículo

stats