Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna libre

Nemesio Barxa, jurista antifranquista y galleguista

Dentro de la serie que estamos dedicando a figuras ourensanas que a lo largo de los tiempos destacaron en los diferentes campos de la cultura, la enseñanza, la jurisprudencia, las artes, la música, el periodismo, la antropología, las ciencias y la educación, traemos hoy a nuestras páginas la figura del jurista antifranquista y galleguista Nemésio Barxa Álvarez, que a sus casi 85 años de edad todavía ejerce desde 1959 la abogacía en nuestra ciudad y en la ciudad olívica. En el campo cultural fue uno de los fundadores de la Agrupación Cultural "Auriense" y, por un tiempo, presidente de la Asociación Cultural de Vigo. En el 2017 donó al ayuntamiento de Viana do Bolo su biblioteca particular de más de siete mil volúmenes.

Nemésio Barxa Álvarez nació en la aldea de Seoane, de la parroquia de Caldesiños en el ayuntamiento de Viana do Bolo, el 16 de febrero de 1935, en tiempos de la República. Sus padres eran maestros de una aldea vianesa cercana a las "Meduliñas", los que más tarde fueron destinados a la localidad de Vilar de Barrio, cuando su hijo contaba con cinco años. Dos años después consiguieron destino en la ciudad de Ourense, donde tenían casa. Por ello, la infancia de Nemésio en sus primeros siete años transcurre en un ambiente rural, pero también urbano. Su padre fue presidente de la Cámara Oficial Agraria en la comarca de O Bolo, por lo que hacía viajes a la zona rural, en donde visitaba a labradores, bodegas y cooperativas, en muchos de los que lo acompañaba su hijo, que, por ello, llegó a adquirir una importante vinculación y conocimiento del mundo rural ourensano, muy importantes en su futuro vital y profesional.

En el antiguo Instituto de Ourense del Posío Nemésio Barxa realizó sus estudios secundarios y el bachillerato. Los estudios superiores los llevó a cabo en tres universidades: Madrid, Salamanca y Compostela. La licenciatura en Derecho la obtuvo en la de Salamanca. En la compostelana consiguió el título de Graduado Social. En la Complutense hizo estudios de Ciencias Políticas y Económicas. En junio de 1959 se colegió, para ejercer la abogacía, en el Colegio de Abogados de Ourense y todavía hoy mantiene el número 35 de colegiado. Para poder ejercer la profesión de abogado y tener los correspondientes bufetes jurídicos en diferentes ciudades, más adelante se inscribió en otros colegios de abogados: Coruña, Lugo, Pontevedra, Compostela, Ferrol, Madrid y Vigo (ciudad esta en la que todavía ejerce). Incluso llegó a colegiarse en la ciudad portuguesa de Porto, para poder ejercer en el norte de Portugal, y en donde hasta hace poco mantuvo su consulta jurídica.

En el marco de su carrera jurídica y el ejercicio de la abogacía destacan sus acciones en temas relacionados con los montes vecinales, la cuota empresarial agraria, las industrias contaminantes, las inundaciones de tierras, las libertades ciudadanas, los derechos humanos y los procesos judiciales contra el nacionalismo y los nacionalistas. Entre todos ellos tenemos que destacar especialmente las actuaciones positivas que llevó a cabo y que a continuación reseñamos. Intervino en su día en la defensa y las reclamaciones populares de los damnificados por el embalse de Castrelo de Miño, levantado por Fenosa, y que hoy ya no sabemos de quien es y a quien beneficia su explotación. También defendió a los trabajadores y afectados del complejo de Alúmina Aluminio en San Cibrao-Viveiro, con problemas también recientes por el despido de trabajadores en la planta coruñesa de Alcoa, de la misma multinacional. Defendió así mismo a numerosos campesinos en sus reclamaciones por la cuota empresarial y por los montes vecinales en mano común. Antes y después de la transición de finales de los setenta tuvo que defender a trabajadores, sindicalistas y políticos de las persecuciones de que eran objeto. Siendo curioso recordar la defensa que hizo de los vecinos de Allariz en su famosa revuelta de hace más de treinta años, que le dio un vuelco político a la villa.

Por el amor que siempre tuvo a su tierra gallega, es un importante estudioso, y por ello experto, en "Direito Civil Galego", especialmente en lo referente al derecho societario y en el de los montes vecinales en mano común. Sobre cuyos temas intervino en su día y en varias ocasiones con sus ponencias en las tres primeras ediciones del "Congreso de Direito Galego", celebradas respectivamente en los años 1972, 1985 y 2002. Igualmente en el Iº Encontro Galaico-Minhoto de Juristas, celebrado en Valença do Minho en el mes de junio de 1987. En la VIIIª Conferencia de la Asociación Americana de Juristas, celebrada en La Habana (Cuba) en septiembre de 1987, y en el IIIº Encontro do Arco Atlántico de Advogados, organizado cooperativamente por el Consello da Avogacia Galega y el Conselho Distrital de Advogados de Porto. Además de participar en otros congresos, seminarios y simposios de tipo jurídico, como el quinto congreso de la Abogacía Española y el primero de la Abogacía Galega.

Es de destacar también su participación en el Curso de Derecho Comunitario y Europeo organizado en el Centro Asociado de la UNED de Pontevedra, en el Iº Encontro Internacional sobre Direito Europeu e Comunitário celebrado en Coimbra y en el VIº Simposio Nacional de Miembros de Tribunales Eclesiásticos. En enero de 2002 fue profesor invitado en la actividad de Área Civil de la Escuela Judicial de Barcelona, dependiente del Consejo General del Poder Judicial. Fue presidente del colectivo "Juristas Esculca", asociación integrada en ADE (Advogados Demócratas Europeus), vicepresidente de la Federación Europea de esta asociación y también miembro de la Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación.

En otros campos, y en especial en el de la cultura y de la promoción de la lengua gallega, tal como ya dijimos, fue cofundador en Ourense de la Asociación Cultural Auriense en 1968 y varios años directivo de la misma, y, durante un tiempo presidente de la Asociacion Cultural de Vigo en 1974. Formó parte del grupo que en su día, a raíz de una edición de las Jornadas de Cine de Ourense, creó la sociedad Cinematográfica Nós para la filmación de cine gallego, que infelizmente solo quedó en proyecto, sin haber llevado a cabo los objetivos que pretendía de fomentar el hecho de que hubiese un cine gallego y en nuestro idioma. Como miembro y cofundador de la AGAL (Associaçom Galega da Língua), además de colaborar con sus artículos en la revista Agália de esta entidad, participó como ponente en los cinco congresos internacionales de la "Língua Galego-Portuguesa na Galiza", que organizó esta asociación reintegracionista en los años 1984, 1987, 1990, 1993 y 1996. Es además presidente de la "Irmandade dos Vinhos Galegos", asociación creada en Ourense en 1990, y colaborador y miembro del consejo de administración del semanario Sermos Galiza, que desde el pasado 2 de enero ha lanzado a la calle un diario en idioma gallego con el nombre de Nós, en el que también Nemésio Barxa figura como miembro en su consejo de administración.

Sobre temas jurídicos, sociales y de opinión es colaborador con sus artículos en diversas revistas y diarios: Cuadernos para el Diálogo, Boletines de diferentes colegios de abogados de localidades gallegas y portuguesas, Revista del Derecho de la Circulación, Análise Empresarial, revista jurídica Foro Galego y, tal como señalamos antes, la revista Agália. También de diarios y semanarios como La Región, A Nosa Terra, Novas do Eixo Atlántico y Sermos Galiza.

Vinculado al nacionalismo, fue candidato del Bloque al Congreso de los Diputados en las elecciones generales del año 2000 por Ourense y al Parlamento Europeo en 2004, entre otras. Y ya antes, en 1987, a la alcaldía de la ciudad de Ourense. Más tarde fue seleccionado como candidato al Tribunal Constitucional por el Parlamento Gallego en 2008, pero no fue elegido por el Senado. Siendo propuesto de nuevo en 2011.

Destacan sus colaboraciones en diversas y variadas obras colectivas, así como sus numerosos artículos publicados en diferentes revistas y publicaciones de tipo periódico. Con el título de "Castelao e o dereito galego", participó en 1975 en el libro colectivo editado en Vigo con la denominación de Castelao hoxe e sempre: homenaxe no seu 25 cabodano. También en el mismo año en el libro publicado por ediciones do Rueiro con el título de A contaminación na Galiza. En la obra Os montes veciñais en réxime de propiedade xermánica na Galiza e no norte de Portugal, y recientemente, en 2018, en el libro colectivo editado por Sermos Galiza, con el título de Galiza 1968. A consciencia avivada. Debemos reseñar también la publicación de sus distintas ponencias, presentadas en los cinco congresos sobre el idioma gallego-portugués, organizados por la AGAL, en los volúmenes de las Actas de los mismos.

Sobre temas variados, muchos de ellos, como es lógico, de temática jurídica, publicó artículos importantes en la revista Análise empresarial (revista trimestral de información económica), entre los que destacamos los relacionados con el derecho civil gallego, los pactos sucesorios en el derecho gallego, los derechos comunales amenazados en la Gallaecia, el idioma gallego-portugués en la relaciones comerciales de Galiza y Portugal, la doctrina del tribunal Superior de Justicia de Galicia sobre el conflicto normativismo-reintegracionismo, la responsabilidad de los consejeros, altos cargos y administradores de sociedades de capital por los actos practicados en el ejercicio de sus funciones, la política gallega del libro en contra de la economía política, el empresario individual con responsabilidad limitada, la alternativa a tomar ante el concepto aznariano de primacía lingüística y comentarios sobre la ley de alquileres urbanos.

En la revista Foro Galego, los temas más destacados de sus artículos fueron los relacionados con los montes, las sucesiones y la familia y las personas. En la revista Agália destacan los artículos que publicó alrededor de los temas siguientes: contribuciones para el análisis de la situación legal del gallego en las sentencias del Tribunal Superior de Justicia gallego y en la práctica, las reflexiones sobre una exposición de carteles sobre el plebiscito para el Estatuto Gallego de Autonomía del año 1936, la cooperación transfronteriza en el mundo del derecho y las relaciones comerciales en la Gallaecia, la necesidad de desenmascarar a los falsos, los manipuladores y los enemigos de la lengua gallega y la importancia del idioma gallego-portugués en las relaciones comerciales dentro de la Gallaecia.

Por su gran amor a Galicia, que mantuvo siempre en pie, es un gran defensor del uso de la lengua gallega, y además claramente lusófono, al defender la unidad lingüística del gallego-portugués, que es la lengua oficial de ocho países soberanos. En su momento, de forma acertada, llegó a afirmar que "El gallego tiene que reintegrarse en su tronco común; si sigue por el camino actual terminará equiparándose al bable. O volvemos al mundo de la lusofonía o no hay futuro". Esta posición reintegracionista y lusófona le ha traído, sin embargo, algunos problemas en los juzgados. También la defensa no solo del idioma gallego, sino también de la cultura gallega, de su arte, de su historia, de su riqueza natural y hasta de sus ricos vinos, manteniendo viva la asociación "Irmandade dos vinhos galegos".

En el campo de la jurisprudencia, su preocupación por el derecho civil gallego, y, muy especialmente, los disgustos que le causan muchas de las desacertadas sentencias de jueces y tribunales, que nada favorecen a la justicia con mayúsculas y, en muchos casos, contradicen leyes y posiciones de ámbito jurídico superior. Como es el actual caso de las decisiones de los tribunales españoles, cuestionadas de forma diáfana por los tribunales europeos. Y, cuando habla, por ser un gran jurista, y tener tanta experiencia práctica a lo largo de mucho tiempo, sus palabras son enormemente respetables y acertadas.

(*) Educador social y animador cultural

Compartir el artículo

stats