Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

El caso Bolton

En "El factor humano", una de sus mejores novelas, Graham Greene explora el peso de los sentimientos personales en decisiones profesionales o políticas, y el poderío de ese factor para resquebrajar cualquier blindaje. Aunque de momento sea imposible saber qué ha empujado al exconsejero de Seguridad Nacional de Trump, el halcón John Bolton, a confirmar el rastrero chantaje en Ucrania de su antiguo jefe, el factor humano es siempre una posibilidad. Sea o no éste el caso, la potencia del sentimiento personal (una de las pocas cosas realmente intransferibles), su capacidad para pasar por encima de compromisos, lealtades y valores, es un factor clave para que el círculo opresivo de cualquier poder no se cierre del todo, y esto lo saca del plano de la felonía y la vileza -el de toda traición o deslealtad- para elevarlo, en una paradójica pirueta moral, al de los grandes bienes sociales.

Compartir el artículo

stats