Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Happy New Year, corazones

¡Oh, dioses, socorredme! Estoy escribiendo por vez primera en 2020 y, si me pongo a mirar hacia atrás, no sé cómo he llegado hasta aquí de tantos años que he inaugurado con mi pluma. Me levanté el día 1 oyendo el Happy New Year, de Abba, unas horas después de una cena olímpica y una copa en La Flor del tiempo. No venid, os queda muy lejos de Vigo, pero espero que os pase como la felicitación que me mandó Xavier Castro y viváis "unha felicidade tan jrande, tan jrande, que cando vos levantedes, todos os días pola mañá, digáis: 'Carallo, qué felicidade tan jrande que teño'". Esa noche llamé entre otros a ese gallego en reconversión pero nacido en Suiza llamado Bruno Kammerer, sabio en nuestros vinos, y lo encontré en su casita vacacional de Hío ante un queso Tetilla de leche cruda de Arzúa, un lenguado de la Costa a la plancha, un vino Albarinho/Treixadura del amigo Adriano Pereiro, de Monçao, una tarta de Navidad hecha en casa y un vino Oporto Wuinta Nova de Nossa Senhora do Carmo. Así os deseo estar a todos.

De palique con Ángel Egido

Otro con el que hablé fue con el actor redondelano sin par José Ángel Egido. Me llamó para que bajara a tomar un vino pero estaba yo lejos y no pude recorrer con él nuestro barrio viejo como otra vez. Egido estudió en los jesuitas en el pupitre de al lado, tiene familia en Vigo y hasta en Salamanca y ha conseguido a sus 68 años un currículum que le sitúa como actor de cine, teatro y televisión, con Goyas incluidos, en un alto escalafón. Buscad, buscad en Google y veréis. Por eso me mosqueó que el martes se dedicara una página a la peli de Marc Vigil, El silencio del pantano y en el subtítulo solo destacara al actor vigués Pedro Alonso. ¿Y José Ángel Egido, que ni se cita y hace de señor corrupto ahí? ¿Es que no tiene diez veces más experiencia y no menos calidad? ¿No lo habéis visto en Los lunes al sol, en El amor perjudica gravemente la salud, en Carreteras secundarias, en Médico de familia, en Águila Roja y diez mil más? Pues sí, uno no puede citar a un vigués que empieza y olvidarse de otro de gran talla con historia.

Los bajitos del Coro Apóstol

He dejado de oír a Abba y ahora escucho al Coro Apóstol Junior de Vigo, colaborando en un tema con los mayores. Suenan bien los chavales y me dice Flora Alonso, a la que saludé hace poco en el funeral de Manuel Soto, que este coro comenzó en octubre pasado ,para cantar con el apóstol de adultos en Navidad; pero tuvo tanto éxito en las dos actuaciones ,que va a continuar. Son 15 o 20 componentes, todos de primaria del Colegio Apóstol (Jesuitas) y también hay dos del Xavier Sensat. Los dirige Ruth Villar Barreiro y, apuntad: el sábado, 4, a las 18.30, actuarán primero en las escaleras del museo MARCO y luego ante el árbol navideño de la Porta do Sol. Avisados quedáis.

La + de Vigueses Distinguidos

Debo tener un mal de cabeza porque estoy escribiendo y me tocaban vacaciones. Seré gilipollas... Bueno, aprovecho para decir que la Fundación Vigueses Distinguidos tiene nueva Directiva y de presidente a Juan M. Vieites Baptista de Sousa que, aparte de ser secretario general de ANFACO, tuvo la virtud de estudiar con el actor José Ángel Egido y un servidor en los Jesuitas. Vicepresidentes, Consuelo Currás y Antón Pulido. Secretario, Miguel Cobas. Tesorero, José M. Lorenzo Morales. Contadora, María Fernández Silva. Vocales, Luís Espada Recarey, Carlos Mañas, Bieito Ledo y María Dolores Fernández y suplente: Purificación del Palacio. Ya les pondremos foto.

Compartir el artículo

stats