Una de las diferencias entre el periodismo de la prensa y el digital es que aquél selecciona y éste no.

Para preparar la edición del periódico del día siguiente, se reúne el equipo de dirección, y el responsable de cada sección va cantando los temas de interés. Entonces, el director decide cuántos de ellos salen en portada y cuál es el de apertura, es decir, la noticia del día. El resto pasan a segundo plano, por orden de interés de mayor a menor, y los que no aparecen en portada.

El periodismo digital es diferente, porque es instantáneo. Las noticias van insertándose según ocurren, sean a no de gran calado. De ahí que la selección la haga el reloj.

Otra diferencia es el poso de la fiabilidad del periodismo escrito, frente a las incertezas de la instantaneidad de las web. Pero eso es opinión, no crónica de lo acontecido. Vayamos al caso.

Con las crónicas del año pasa lo que con el periodismo escrito, pero elevado a 365 días, en lugar de a una fecha, por lo que la selección es más compleja.

Pero en el año que termina, las urnas han facilitado el titular de la crónica: las elecciones locales han arrojado un resultado inaudito, que posiblemente no se repita en Vigo ni en ninguna otra ciudad de más de 250.000 habitantes.

Abel Caballero resultó elegido alcalde con el 67,64 por ciento de los votos, que se traducen en la cifra de 20 concejales de los 27 que componen la corporación. Por eso es con toda justicia presidente de la FEMP. Esto es, líder de los alcaldes de España.

La segunda noticia por orden de importancia es menos grata. La repentina crisis en el astillero Barreras, unida al cierre de Vulcano, otro clásico de la construcción naval, enturbia la buena marcha de un sector que había conseguido una magnífica cartera de pedidos y, en consecuencia, generar empleo sólido.

Son dos lecciones de realismo empresarial que deberían analizarse a fondo -¿qué ha fallado en estas firmas?- para que Vigo no se vea menoscabado en una de sus definiciones clásicas: la de ciudad industrial.

En el ángulo positivo, es perceptible el avance de dos obras que van a marcar la década que comienza. Una es el centro Vialia, con el proyecto de Thom Maine, que hará de la estación de Urzaiz un referente arquitectónico de servicios, que complete el eje de comunicación del Sur de Galicia, con la terminal de autobuses y del AVE. Otra es la ciudad de la Justicia, que dignificará el ámbito judicial, solventando los problemas de infraestructuras que padece.

Ambos complejos surgen sobre las "ruinas" de los servicios que los precedieron: la antigua estación de Renfe y el desaparecido Hospital Xeral.

De paso supondrán un fuerte relanzamiento de una zona urbana decaída como es el barrio de Casablanca.

La última noticia, porque la portada tiene un límite, y no caben más, al igual que este ensayo de crónica de 2019, también es gozosa: el 130 aniversario de la Escuela de Artes y Oficios.

Se trata del foco de formación más importante que ha tenido la ciudad hasta la creación de la Universidad, en 1990. De sus aulas salieron artistas, empresarios, profesionales y la masa de trabajadores cualificados que ha hecho de Vigo la ciudad puntera industrialmente, cuya condición no debe perder nunca.

Merece la pena recordar lo que aportó a la docencia de Vigo. Por ejemplo, este dato importante: el 12 de octubre de 1912, la Junta directiva de la Escuela Artes y Oficios informa al Ayuntamiento del acuerdo de crear en Vigo una Escuela de Comercio. Ha sido un elemento clave para la especialización de miles de vigueses y el desarrollo de la ciudad.

La efeméride ha tenido reflejo en una excelente exposición de los 130 años, y su traslación bibliográfica en dos obras inspiradas en la Escuela: la novela del año, "El último barco", de Domingo Villar, y el excelente ensayo de Elena Duran, "La sociedad de Vigo y su evolución" (1905-1940) .

Dos libros imprescindibles, que desde la ficción y las estadísticas resaltan la importancia de este foco de formación de prestigio.

La crónica de la ciudad del año 2019 completará el círculo de hechos merecedores de reseña. Son abundantes, y como la portada del periódico, también exigirán una atinada selección.

*Cronista oficial de la ciudad