Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

No lo moverán

El que quiera sacar algo en limpio de un discurso navideño del Rey debe estar atento a la música, más que a letra. La música que yo he percibido es que hay en el mundo y en España un conjunto de problemas muy reales y preocupantes, como los efectos del cambio tecnológico, la ampliación de la brecha de desigualdad social, el desempleo, los movimientos migratorios, el cambio climático y la desigualdad de género. Y luego hay problemas que lo son únicamente porque se quiere que lo sean, y ahí está Cataluña. No ha usado esas palabras, desde luego, pero es la música que yo he creído escuchar. Nadie se engañe, el Rey ha asumido un papel de defensa del Estado y la Constitución al que ya no está dispuesto a renunciar, y ha hablado para su público, que sin duda es muy amplio. En cuanto Rey, hace bien: no sería lógico que buscara el aplauso de los que quieren echarlo de Zarzuela.

Compartir el artículo

stats