Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hemeroteca del Decano

Hace 130 años | 29-11-1889

Más vigilancia

Aduanas anunció que intensificaría el control para la entrada de harinas en el puerto vigués. La decisión se adoptó después de comprobarse que una importante partida se encontraba en mal estado. Las autoridades anunciaron que se destruiría. El control aduanero era intenso en aquella época, ya que el crecimiento en cuanto al número de mercancías que llegaban era muy alto. Además, se quería combatir el contrabando, que ya era intenso en aquella época. Los responsables de la Aduana pedían también que se contratara a más personal.

Grave incendio

Un gran incendio destruyó más de 200 casas en la localidad ourensana de San Juan de Radín. No se registraron heridos, pero el caos fue total durante varias horas. A pesar de los intentos de las autoridades y numerosos vecinos, no se pudo controlar el fuego y así evitar la destrucción de las casas. En Vigo se inició una colecta para intentar ayudar a las personas afectadas.

Hace 100 años | 29-11-1919

Previsiones optimistas

Las autoridades marítimas realizaron un estudio en el que destacaban la importancia del puerto de Vigo y también de la ría. Había recibido peticiones para la entrada de 240 grandes barcos durante el próximo mes de diciembre, lo que supondría superar las cifras históricas anuales. También calculaban el gran volumen de pasajeros y mercancías que pasaban por los muelles. Uno de los aspectos que se debía mejorar era el de aumentar la cantidad de las exportaciones.

Huelga general

Se había declarado un huelga general en España que afectaba a todos los sectores de la sociedad. La protesta era como consecuencia de la grave crisis económica que se atravesaba en esa época. La huelga duraría casi un mes y fue seguida de forma mayoritaria. En Galicia, y especialmente en Vigo por ser una gran potencia industrial, se realizaron numerosas manifestaciones. Muchas personas volvieron a sus puestos de trabajo tras un largo periodo de ausencia y conseguir mejoras salariales.

Hace 50 años | 29-11-1969

Impuesto para los limpiabotas

Los limpiabotas que querían ejercer su labor en las calles o establecimientos de Vigo tendrían que solicitar una licencia en el ayuntamiento y pagar una tasa de 25 pesetas a la semana. Era obligatoria y de esa manera se regulaba su situación. Existía una gran cantidad de personas que se dedicaban a esta actividad y eran muy populares en muchas zonas de la ciudad, sobre todo en el centro. El alcalde desveló que quería también imponer una tarifa única por los servicios que ofrecían.

Daños en las cabinas

En todo el municipio de Vigo existían más de cien cabinas telefónicas en aquella época. Muchas de ellas presentaban desperfectos provocados por los bandos. Telefónica, la empresa que se encargaba de su mantenimiento e instalación, anunciaba cuantiosas pérdidas por esta situación. Envió una carta al ayuntamiento solicitado más vigilancia en algunos barrios. En la misiva se informaba que también se estudiaba la opción de retirarlas de algunos lugares.

Compartir el artículo

stats