Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Atentos, amantes del cine!

Hay iniciativas en Vigo que apuestan por lo pequeño, lo underground, en este caso el cine artístico, analógico, y que aún así resisten, por aquello de que sus hacedores se buscan la vida en varios frentes y forman parte de una generación que creció ya en la resistencia. La Cinematográfica, una organización que nace en Vigo en el año 2014 y cuyo desarrollo está vinculado a la gestión cultural en torno al cine, pertenece a esos espacios que van por libre, ofrecen cosas muy especiales y acercan al gran público cosas muy exclusivas. El sábado 23 de noviembre traerán a la cineasta chileno-canadiense Francis Durán para dar un taller y pasar un sábado divertido y creativo. Francis propone un juego maravilloso tocando la película 16mm, usando la técnica del "phytograma" ("phyton" significa vegetales), derivación creativa del más conocido fotograma, imprimiendo la superficie con luz y obteniendo formas de la propia naturaleza con plantas, tallos, flores... Apto para cualquier edad, cuesta 60 euros, y no se necesita experiencia. Además Francis es una cineasta experimental respetada y con voz propia de la comunidad del cine canadiense, activista, feminista, y este curso es una oportunidad para conocerla y compartir con ella tiempo de calidad. Más información en su web, donde se ven otros próximos cursos que pintan bien. https://www.lacinematografica.com

La habanera de Geni Barros

Si hay una energía que surge desde la juventud de la ciudad, como la citada Cinematográfica, hay otras energías veteranas en danza. Por ejemplo la de gente ya jubilada que no está dispuesta a que la entierren en el cementerio de la invisibilidad, y demuestran que su veteranía sirve mucho. Ahora, por ejemplo, estoy oyendo una nueva habanera que dice en su estribillo: Llevo en los ojos el mar/en los labios un suspiro./En la boca llevo sal./Y en el corazón a Vigo. Geni Barros, su autora, está peleando porque esta habanera sea adoptada de modo más oficial ya que es la única nacida en esta ciudad como homenaje a los incontables emigrantes que un día salieron de su puerto, para los que se encuentran en el mundo sin haber podido regresar, para los que han vuelto y también para los que ya no están más que en el recuerdo. Geni trabajó como telefonista de Álvarez y cantó en coros desde que empezó con su maestro Rey Rivero, fue solista y desde que se jubiló no para, matriculándose en la Universidad, aprendiendo piano, componiendo hasta 13 temas registrados, entre ellos esta habanera para Vigo. ¿Qué gran coro querrá adoptar la canción ?

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats