Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María de Loma.

Ministro Errejón

¡Ministro, ministro, aunque sea de Marina!, que dijo Jesús Fueyo, aquel gerifalte franquista cuando le preguntaron por su futuro. Íñigo Errejón no descarta ser ministro en un Gobierno comandado por el PSOE, según dijo en una entrevista con Radio Nacional de España. Antes se iba a la radio a dar noticias o ideas. O a poner discos. Ahora se va a postularse uno como ministro. No sabemos si Errejón está vendiendo la piel de la cartera ministerial antes de cazarla, pero esta proclama aclara bastante, por si había algún despistado en la sala, sus intenciones. Que más que intenciones son ambiciones. En la citada entrevista, el exconmilitón de Pablo Iglesias instó a Podemos, tirando de sarcasmo, a aclarar cuántos ministerios consideraría suficientes para no obligar a otras elecciones. Pero no aclaró cuántos precisa él. Se puede estar solo en casa un domingo por la tarde o sentir la soledad lacerante envuelto en una multitud, pero un gran drama debe ser sentirse solo en el Consejo de Ministros, así que Errejón, que debe ser aficionado a pedir plato único, bien pudiera pedir, llegado el hipotético caso, dos ministerios. Dos. Uno para él y otro para su segundo o segunda, que no sabemos quién es. Eso no quiere decir que sea un partido unipersonal ni que quepan todos en un taxi aunque las encuestas apuntan a que juntando a todos los diputados de Más País no tendrán para formar un equipo de fútbol. Tal vez ni de baloncesto.

La política española pasa por un momento en el que no necesitamos tantos lanzadores de tiro libre y sí buenos reboteadores que sepan intuir en qué provincia los restos, merced a la ley electoral, le son propicios. El errejonismo se presenta en dieciocho provincias. Menos país. País pequeño, país dieciochesco, dos o tres escaños le otorgan las encuestas de principio de semana, que son encuestas que marcan la agenda política lo que en estos tiempos de continua campaña marca la agenda una encuesta: media hora. La del CIS del martes le da 3-4. La verdadera encuesta es el día de las elecciones dice el que tiene las encuestas en contra. Lo dicen maquinalmente, como aquello de las actrices de la transición, me desnudo si lo exige el guion. El guion previsto es que Errejón ayude al PSOE con lo que saque y lo que saque sea a costa de Podemos. Pero han sacado a Franco y eso ha movilizado a Vox, que sumaría sus fuerzas al PP y le harían una pinza derechosa a Ciudadanos. Veremos qué dicen las encuestas. Habrá otra en un cuarto de hora.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats