SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Sánchez de Dios.

Crónica Política

Javier Sánchez de Dios

Los fragmentos

Agotado el plazo legal para determinar las coaliciones que concurran a las generales del 10-N, el resultado en términos de Galicia deja un panorama sombrío. Y, lo que es peor aún, escuálido a la hora de atender los asuntos de este antiguo Reino en el Congreso y el Senado. Porque alianzas formales previas a la cita con las urnas solo hay una, y nadie sabe a estas alturas qué será para ella lo más importante. Y del resto ya quedó claro que para ellas, las Cortes atienden con prioridad los objetivos "comunes" y comparten la idea de que eso es lo que debe ser. Y punto.

No resulta mala cosa, desde luego, que existan para eso. Porque al paso que van estos Reinos, con un candidato principal a gobernarlos que se duerme autonomista y se despierta confederal -según marquen las encuestas-, más vale tener muy claro para qué sirve el Parlamento. Pero la queja implícita acerca de ausencias en la defensa eficaz de intereses gallegos -compatible con lo demás- no es banal: nunca le ha llegado el turno hasta ahora, e incluso PP y/o PSOE, o ambos, llegaron a votar contra lo que aprobó unánime la Cámara gallega. Y no fue solo en una o dos ocasiones.

Cuando llegó el multipartidismo, y a pesar de los alegres vaticinios de muchos, la cosa fue a peor, al menos en opinión de quien esto escribe. Porque si antes era de suyo difícil lograr acuerdos, ahora que es más variado el hemiciclo siempre hay un gallo que canta a deshora. Y los incrédulos pueden darse un paseo por las hemerotecas -y los desconfiados consultar los Diarios de Sesiones- para comprobar que eso es así. De modo que se cumple lo de que dos son pareja y tres multitud; y por lo tanto, si hay cinco o seis, el ruido de la muchedumbre imposibilita escuchar.

En este punto, y apelando a la lógica elemental, no es difícil de comprender lo que se ha dejado dicho de Galicia. Por la banda de la derecha -la centrista y la otra- el panorama está relativamente más despejado, pero aunque el PP sea hegemónico, de momento cada cual canta sus himnos. Por la izquierda en cambio no solo hay división, sino fragmentación, y cada una de las partes, a la hora de entonar, tiene su propia partitura; y además la siguen por separado y con diferentes directores "estrella". De ahí que para entenderlos, y entenderse, tienen que apelar al lenguaje de los gestos, y no todos se saben ese alfabeto. Para desdicha del país.

Con las cosas como -desde la opinión personal- se describen, no ha de extrañar que la defensa de Galicia será una simple cuestión de suerte o de coincidencia. Porque el problema no son solo los fragmentos de unos y las prioridades de otros, sino que se repelen entre sí. En Marea, ahora parece que aliada con el BNG, con casi todos los demás y otros, que dicen haber nacido para capitanear aquella defensa aquí y allá son ahora parte subordinada de un mejunje político hecho con una receta imposible. Claro que, por si pillan a alguien despistado, todos harán una prédica como si fuesen los ángeles custodios del antiguo Reino. Y, por difícil que parezca, siempre habrá alguien que se lo crea.

¿No...?

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats