Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Hacía falta incordiar a los isleños?

Si la pasada semana me refería al problema de los isleños de Ons, a los que la Xunta les había establecido un carnet especial para poder ir a sus propias casas limitando familiares y amigos como nunca tal sucedió en lugar alguno de la Tierra, hoy podemos decir que la cosas están un poco mejor porque, por fin, la conselleira responsable de semejante idea, se avino a celebrar una reunión con las partes: Concello de Bueu, Xunta y vecinos. De ahí salió que nada de carnets y sí el establecimiento de un código que garantice la libertad de los vecinos para ir a las casas con quien les dé la gana, ajustando la cosa con el cupo de mil y pico de personas que limita la presencia humana en Ons cada día. Los vecinos ven positiva la propuesta y el "temporal" se ha calmado, de momento. Claro que siempre queda la duda y el temor de lo que hoy es blanco, mañana puede ser negro y desde el concello buenense ya han avisado que estarán muy pendientes de que el acuerdo no se convierta en papel mojado. De cualquier manera, viendo el resultado final, cabe preguntarse si los políticos están para crear problemas y levantar tormentas para después tener que recular casi vergonzosamente ante la realidad. Los vecinos han ganado como David a Goliat en la Biblia, pero si yo fuera "David", no me fiaría mucho y estaría siempre ojo avizor, por si acaso se levanta el otro. Cuidadín!!!

Compartir el artículo

stats