Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Voy a hablar con Piti Pinsach

Yo le dije a mi negra: "Tenemos que convencer a Piti Pinsach para que nos dé clases de hipopresivos en Vigo, algún día que él no ande de viaje por el mundo". Mi negra me respondió: ¿Y eso?". Y yo fui claro: "Una, porque llevo años haciendo los abdominales clásicos y no se me nota la tabla por la capa de buen comer que la recubre; dos, porque mañana mismo seremos mayores, sobre todo yo que nací con Franco, y Piti, que es maestro de maestros, me jura que la práctica de hipopresivos mejora la función sexual porque aumenta cuatro veces el riego sanguíneo en la zona en cuestión, y que tal y tal. Que sí, mujer. El otro día dio un curso en Vigo pero no fui porque era para reforzamiento del suelo pélvico porque ya sabes que hay gente que se desbebe por nada, por una risa, un esfuerzo... y los hipopresivos evitan. Y, encima, ya tiene en imprenta su próximo libro, que titula " Llegar así a los 60", que seguro que será por él que llegó fetén, y a mí me viene al pelo porque en esos ando. Hablaré con Piti.

La importancia del pez cebra

Y si hablo de libros digo que, si Piti Pinsach publicará "Llegar así a los 60" (que podría ser un buen regalo de Navidades porque sesentones hay muchos), una viguesa, María Rodríguez sí, mujer, la psicóloga, ¿cómo que no caes?, la hija de Carmen y nieta de Paco el de La Belga al que le hicimos sus Memorias... Pues sí, esta viguesa va a presentar el suyo, " La importancia del pez cebra", del que ya hablamos aquí y le publica la editorial Elvira, hoy a las 20 en el salón de actos del Marco. El libro ya la ojeé y la acción la sitúa en Vigo, se mueve por Constitución y alrededores por donde ella corrió de niña, y los personajes son un abuelo y un nieto adolescente al que le pasan esas cosas de la muchachez pero más intensas, además de masajear lo blando cada día o, como dijo el Doctor House, hacer yuyú a su jujú.

Pol, eres la Mar Salada

Y cuando creíamos que no habría mas sorpresas veraniegas, Pol Varela se lía la manta a la cabeza y abre su segundo restaurante: La Mar Salada Vigo, ahí en García Olloqui, 7, junto al Baraciña de mi amiga Ana. Respeto absoluto por el producto y por el sabor atlántico en su nueva carta, que, sin duda, mantendrá los pescados al horno emplatados en mesa que tanto gustan y a los que se añadirán platos de temporada para los más urbanitas. El interiorismo corre a cargo de los recién llegados desde Barcelona, Enrique Ojea (diseñador industrial) y Carla Varela (creativa publicitaria), que han querido crear un ambiente industrial, pero acogedor, reflejo de lo que reivindica Pol: producto de calidad y sin artificios. Un básico para empezar la temporada en Vigo sin síndromes postvacacionales. La inauguración fue el 12 y la apertura oficial será mañana. Yo quedé con Pili Peláez para ir, pero otro día.

Y qué bien, West Side Story

Y que estuve viendo el sábado el musical West Side Story y me encantó. Tras meses en Madrid está de gira por decenas de ciudades y Vigo está en la lista, pero deben querer asegurarse el movimiento de reserva de entradas antes, porque aún no figura el día.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats