DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tRIBUNA LIBRE

No somos visitantes, vivimos allí

Con toda la polémica que parece que estamos levantando los isleños de Ons por haber visitado a Caballero, y como parece que todo el mundo sabe, pero nadie se digna a hablar con nosotros, quiero dejar claras, a partir de este momento, unas cuantas cosas:

En primer lugar, la visita a Abel Caballero la pedimos los vecinos, con el único afán de obtener información de lo que supondría ser Patrimonio de Humanidad, porque a día de hoy nadie, ni desde el concello de Bueu, ni desde la consellería de Medio Ambiente, ni la propia directora María Belén do Campo, se han dignado a explicar lo que esto supondría.

El primer punto de está declaración de Patrimonio de la Humanidad es la aceptación, por parte de los habitantes de ese lugar, es decir, nosotros que, por desconocimiento, lógicamente, decimos que no. O acaso ustedes, solo porque queda bonito en los carteles ¿aceptan una cosa sin saber las consecuencias?

No solo hablamos de nuestros derechos como isleños, nosotros no somos visitantes, vivimos allí, dejen de compararnos con los visitantes de una vez, nosotros preservamos el medio desde hace siglos, mucho mejor que la administración, que no le tiembla el pulso a la hora de meter maquinaria pesada y reventar caminos y fincas, importándoles bien poco todo lo que allí hay.

A nosotros no nos molestan los visitantes y no estamos para nada en contra de ellos, sean de dónde sean.

Haciendo un paréntesis, ¿alguien se paró a pensar qué consecuencias tendría para la pesca y el marisqueo este reconocimiento? Hasta donde nosotros sabemos, no.

En segundo lugar, lo que buscábamos con Caballero era precisamente esto, que se hablase del tema, salir en los medios, que hasta el momento NADIE nos ha tenido en cuenta.

No somos tan manipulables ni tan ignorantes como la gran mayoría de muchos se creen, sabemos perfectamente los pasos que damos y por qué los damos.

Ya basta de acusaciones a la única persona que consiguió que se nos escuchase fuera de Bueu.

Somos enfermos terminales de cáncer desde el día en que la Xunta de Galicia nos obligó a firmar las concesiones bajo la amenaza de quitarnos nuestras casas, porque son nuestras.

Es muy triste que intenten arrancarle a uno lo suyo: el sentimiento isleño existe. Por supuesto que no pretendemos que todos lo tengan, pero esta claro que a la mayoría de vecinos de Bueu les gusta más un cartel bonito en la entrada del pueblo que los isleños, y esto lo digo con dolor porque es lo que percibimos desde hace meses.

Y, por último, en cuanto a nuestra corporación municipal; ellos sabrán cómo gestionarlo, la gente tiene memoria e historia señores, por eso estamos aquí los tataranietos de los que en Ons están enterrados.

*Isleño de Ons

Compartir el artículo

stats