Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Programa o elecciones

Los escasos márgenes para la negociación política

Entre la incómoda compañía de Unidas Podemos y la debilidad en solitario, el PSOE elige esta última. El terreno político está tan embarrado por el empeño de ambas formaciones en profundizar sus divergencias que queda poco margen para la negociación y apenas hay lugar ya para pactar un programa de mínimos que permita el desbloqueo y evite volver a las urnas.

Iglesias subestimó la resistencia que estaba venciendo en julio al abrir huecos en el Ejecutivo, aunque ninguno fuera para él. Voces nada sospechosas, las del nacionalismo pragmático del PNV y las del radicalismo domesticado de Gabriel Rufián, advirtieron al líder de Podemos de la oportunidad que dejaba pasar.

Someter a Sánchez por segunda vez al rechazo del Congreso convirtió para los socialistas en indigerible la desconfianza que rige las relaciones entre PSOE y Podemos. Resultaba ya evidente entonces la imposibilidad de superar a corto plazo la brecha que se agrandaba entre ambas formaciones. Por eso roza la ingenuidad, si tal cosa fuera posible en él, la pretensión de Iglesias de volver al punto en que todo quedó en suspenso en julio. Sánchez presiona a los de Iglesias contra la cuerda del 23 de septiembre con la pretensión de forzar que acepten ahora sus condiciones y se avengan a dejar que salga investido con un acuerdo programático de alcance todavía no definido. Sin garantías de ello, el líder del PSOE ni se moverá, para no exponerse a un tercer intento frustrado de acceder a la Presidencia por la vía natural, y habrá de nuevo elecciones.

De superar en precario la investidura, con los grupos movidos por el único resorte de evitar otros comicios, el escenario que se abre es similar a lo visto en la sesión de la Diputación Permanente del martes pasado, una geometría variable con acuerdos a diestro y siniestro, que no es otra cosa que la fórmula por la que Sánchez apostaba ya tras conocerse los que había en las urnas de abril.

Compartir el artículo

stats