Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago Lago Peñas.

Santiago Lago Peñas

Director de GEN (UVigo) y del Foro Económico de Galicia

La importancia de Abanca para Galicia

El plan no resultó como estaba inicialmente previsto. Recapitulemos. Caixa Galicia y Caixanova eran dos entidades con problemas. Los de la primera eran significativamente más graves que los de la segunda; pero el entorno contrario a las cajas y favorable a fusiones y bancarización hacía de la búsqueda de una fusión a escala autonómica la opción menos mala. Muchos nos posicionamos a favor de la operación, no tanto por tener fe ciega en la auditora que avalaba la operación, sino porque la alternativa suponía quedarse sin ninguna entidad con sede en Galicia. El Presidente de la Xunta se mojó como pocos en el escenario político autonómico. Y algunos se lo agradecemos.

Desafortunadamente, la situación era peor de la esperada y Castellano y su equipo, a pesar de su esfuerzo y pericia, no fueron capaces de reflotar sin un importante rescate; algunos empresarios gallegos perdieron injustamente millones de euros en la operación, se extendió el pesimismo. Pero tras ese rescate seguía existiendo una entidad con sede en Galicia y la puja la ganó un inversor, Juan Carlos Escotet, que ha cumplido con lo que prometió en su día: convertir a Galicia en el eje central de su operativa bancaria, mantener la sede y los servicios centrales en Galicia, seguir siendo la referencia principal en responsabilidad social corporativa en nuestro país.

Seguimos teniendo un banco gallego al que empresarios, ciudadanos y sociedad civil pueden acudir con las ventajas que da la proximidad y el compromiso con el territorio. Piensen un momento en cuántas Comunidades Autónomas al margen de Cataluña y Madrid cuentan con entidades financieras relevantes que tengan en ella su centro de operaciones. Los gallegos estamos entre las excepciones.

Es verdad que existen otros bancos con un compromiso claro con Galicia y su economía. A mi juicio, hay que destacar al Sabadell Gallego, de la perseverante y hábil mano de Pablo Junceda; y al Banco Santander, consecuencia de la compra del Popular. Pero Escotet y Abanca están en otro nivel. Ojalá que sea para muchos años más.

*Director de GEN (Universidad de Vigo)

Compartir el artículo

stats