Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL //

Antonio Rico

Albert de Borbón y Solá

Hay que cambiar la Constitución. Hay que reconocer los hijos bastardos que tengan nuestros reyes por esos mundos, empezando por los de Juan Carlos I. Es rey, ¿no?, normal que haga lo que toda la vida hicieron los reyes: tener amantes, ir de cacería, salir en cuadros, esas cosas. Hay que cambiar la ley y brindar a los nacidos fuera de la línea sucesoria una paga y algún título de esos que hay tan ridículo como rimbombante, como ser infantes de España. Sobre todo hay que darles una paga; la paga, que no falte. La lucha por la dignidad humana y la ayuda a quien más lo necesita se demuestra en situaciones como esta. No podemos permitir que esta pobre gente, seguramente buenas personas que nunca hicieron mal a nadie, caigan en manos de Telecinco solo porque nosotros no nos atrevamos a dar un paso adelante y nos dé miedo cambiar la Constitución.

Urge tomar medidas porque Albert Solà, uno de los presuntos hijos ilegítimos de Juan Carlos I, está negociando su entrada en la próxima edición de "Gran Hermano VIP" a cambio de unos 4.000 euros semanales. Menuda desgracia. No sabe dónde se mete, el chaval. Si lo hace para lograr un cierto reconocimiento público, lo conseguirá. Pero será un reconocimiento amargo como el que logró Leandro de Borbón, el bastardo oficial de Alfonso XIII. Se transformará en un monigote que estará en boca de todos como lo estuvo Leandro, pero será algo aún más lamentable y humillante: tendrá que aceptar estar al servicio y disposición de Telecinco, y una vez dentro de esa rueda no es fácil salir y cerrar la puerta al marchar. Y si lo hace por dinero, 4.000 euros semanales parece mucho, pero una vida humana vale más, sobre todo si quiere vivirse a cuerpo de rey.

Debemos frenar esta locura. Imaginen que Albert de Borbón y Solá no cuenta con el apoyo popular en "GH VIP" y se tiene que ir a la puñetera calle. Imaginen que para una vez que un Borbón nos pide el voto, no se lo demos. Imaginen el peligroso precedente que sería que perdiera la inmunidad y tuviera que marchar por donde vino.

Compartir el artículo

stats