Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una lástima de abandono

Con frecuencia se escucha a los empresarios del mar quejarse de la falta de personal. Y es cierto que hay serias dificultades para conseguir personal cualificado, patrones, maquinistas, contramaestres o mismamente marineros que permitan un funcionamiento adecuado del barco, que es su industria, y muchas veces hasta problemas para conseguir los permisos para zarpar desde puerto. En Marín hubo "Escuela Media de Pesca" que se encargaba de preparar a los jóvenes para enrolarse en los barcos con los conocimientos adecuados a todos los niveles, mismo, por nombrar alguno, el título de Competencia de Marinero que es indispensable para poder obtener el permiso de navegación y trabajo a bordo. Actualmente, para conseguir ese título, que en teoría es el más elemental de todos, hay que ir a no sé donde o esperar a que haya la posibilidad en algún lugar donde se organice el curso. Hay otros muchos niveles de titulaciones, más o menos decisivas, que precisan de título adecuado y no es ni fácil ni barato conseguirlo lo cual es sorprendente cuando en Marín, una escuela-taller modélica (porque lo es) en instalaciones, podría ser el eje de la formación del personal del mar. Igual ahora, al rebufo del "Vivero de Empresas" alguien pone algo de interés y, haciendo gala de buena visión de futuro, resucita nuestra "Aixola" ¡Hummm; no sé, no sé! De momento, una lástima de abandono.

DOS: QUE DURE

Compartir el artículo

stats