Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna libre

Manuel Luis Acuña, poeta y maestro republicano

Continuando con la miniserie dedicada a nuestras personalidades importantes represaliadas por el franquismo, en unos casos asesinados a partir del 18 de julio de 1936, de infausto recuerdo, y en otros depurados, prohibiéndoles el ejercicio de su profesión de docentes, queremos dedicar esta vez nuestro artículo al maestro republicano, que también fue poeta, Manuel Luis Acuña Sarmiento (1899-1975).

Acuña nació el 3 de octubre de 1899 en Sobrado de Trives, en la llamada casa de las Dulas. Era hijo de Hermenegildo Acuña Caneiro, natural de Manzaneda y maestro de esta localidad, y de Emilia Sarmiento Fernández, natural del propio Sobrado. Su abuelo paterno, Manuel Acuña Malvar, había nacido en Lourizán (Pontevedra), por cierto, también maestro, y su abuela Benita Caneiro Fernández, era de Cima de Vila (S. Martín de Manzaneda), a donde en su día vinieron a vivir. Sus abuelos maternos, Maximino Sarmiento Domínguez y M.ª Luisa Fernández Sarmiento, nacieron y residieron en Sobrado. El matrimonio llegó a tener ocho hijos, cinco mujeres y tres hombres. Entre 1899 y 1919 pasó la infancia y la adolescencia en su tierra natal, realizando los estudios primarios en el Colegio Santa Leonor de los Hermanos de la Escuelas Cristianas de La Salle (Pobra de Trives), formando parte de la primera promoción de estudiantes de este centro escolar. En esta época nace en Acuña la curiosidad por la literatura, el idioma francés y otras disciplinas idóneas para su desarrollo intelectual. De su madre recibió una influencia muy importante, pues le transmitió muchos refranes, coplas, leyendas, modismos, dichos populares, giros lingüísticos, anécdotas, trabalenguas y adivinanzas, que luego va a utilizar mucho en su obra literaria. Recibe además mucha influencia del medio rural en el que vive y de su ambiente, y también de poder consultar casi a diario muchos de los libros de la biblioteca de un sacerdote rural que pertenecía a su familia.

Al ser destinado su padre a Allariz, en 1920 se desplaza con la familia a la villa alaricana. Viviendo allí puede fácilmente viajar a Ourense por la cercanía y realizar por libre los estudios de Magisterio en la Escuela Normal. El estupendo ambiente cultural, intelectual e incluso político en esta época en nuestra ciudad fue también importante en la formación de Acuña. El cual por su edad tiene que incorporarse al servicio militar obligatorio en A Coruña, y desde allí marchar a Marruecos con las fuerzas expedicionarias encargadas de la pacificación contra Abd-el-Krim. Lo que le sirve también para iniciar su amistad con Ben-Cho-Shey y Valentín Paz Andrade, que formaban parte de las mismas. El 31 de marzo de 1926 vuelve para Galicia y publica su primer artículo en la revista Vida Gallega, en la que va a colaborar de forma asidua hasta 1931. En 1927 reside en Rubiás dos Mixtos-Calvos de Randín, y publica en la revista Nós interesantes trabajos de recogida de cultura popular de la comarca. Al mismo tiempo salen publicados poemas suyos en el diario La Voz de la Verdad de Lugo.

En Compostela, en 1928, obtiene el número uno de su promoción en las oposiciones al cuerpo de maestros nacionales de la escuela pública, siendo destinado al Colegio Concepción Arenal de Madrid, con un modelo educativo muy avanzado. Es en este momento cuando da comienzo a sus colaboraciones en el diario La Zarpa de Ourense, colaborando también en El Compostelano de la capital gallega, en el que se dan a la luz muchos poemas suyos hasta el año 1941. Desde el 27 de febrero de 1930 va a dirigir el diario galleguista O Momento de Coruña, editado en los talleres de Ángel Casal. En la misma ciudad herculina colabora en la puesta en marcha de las "Escolas de Ensino Galego", diseñadas por el propio Casal. El 10 de noviembre de 1930 es destinado como maestro nacional a la localidad de Tibiás en el ayuntamiento de Pereiro de Aguiar, residiendo en la calle Ervedelo de Ourense, donde más tarde va a vivir con su esposa Amparo Sánchez, maestra de Cambeo y más tarde docente de primaria en el colegio ourensano Curros Enríquez. En esta época entra a militar en la "Irmandade Galeguista" de Ourense. En febrero de 1931 inicia sus colaboraciones en el Heraldo de Galicia, publicación de los nacionalistas ourensanos. Y paralelamente participa de forma activa en la campaña electoral apoyando las candidaturas galleguistas y nacionalistas, dando numerosos mítines en Lovios, Castro Caldelas, Gomesende, Vilar de Santos, Trives, Larouco y Manzaneda, defendiendo a los agraristas, galleguistas y los anticaciques. En el mes de diciembre de este año se afilia al Partido Galeguista.

A principios de 1932 comienza a colaborar desde el primer número en la revista pedagógica Escuela del Trabajo de la ATEO (Asociación de Trabajadores de la Enseñanza de Ourense), entrando a formar parte de su consejo de redacción y más tarde secretario de la misma, hasta que desapareció en 1936. En la asociación establece amistad con Eligio y Albino Núñez y con Luis Soto. En este mismo año contrae matrimonio en la iglesia de la Asunción de Viana do Bolo con la maestra Amparo Sánchez Rodríguez. En 1933 nace su primera hija M.ª Teresa Acuña Sánchez. En el número 115 de la revista Nós inicia la publicación de los poemas de Fírgoas, que va a ser su obra más importante. La primera edición de este libro sale de imprenta en la editorial Nós de Casal el 6 de septiembre de 1933. Antes, con fecha 16 de junio, recibió el primer premio en el certamen literario en homenaje a Murguía por uno de sus poemas, celebrado en el Teatro Losada de Ourense, con un almuerzo posterior en honor de Acuña, celebrado en el ourensano Hotel Miño, con la presencia de Risco, Otero, Cunqueiro, Blanco Amor, Marcelo Macías, Colemán y otros. El 5 de diciembre, junto con Armando F. Mazas, representa a la ATEO en la conferencia del "Frente Único Revolucionario".

Por concurso, en septiembre de 1934 fue destinado como docente a la "Casa-Escuela Concepción Arenal de Protección de la Infancia Delincuente" de Madrid, importante institución a favor de la educación y recuperación social de los niños problemáticos. En este centro educativo especial desempeña su labor hasta los días del golpe de estado franquista. Durante su estancia en la capital aprovecha para relacionarse con los gallegos residentes en la ciudad y con los miembros de la generación literaria de 1927, especialmente con Lorca, al que en 1936 le dedica dos poemas. En 1935 había colaborado en la revista Resol, subtitulada "Hojilla volandera del pueblo". En el mismo año 1936 promueve la creación del Ateneo de Ourense, formando parte de su junta como vocal y establece amistad con importantes personalidades como el poeta Alcaide y en Valdeorras con Florencio Delgado Gurriarán. Cuando se produce el golpe del 18 de julio se encuentra en Ourense de vacaciones, donde había sido destinado provisionalmente para dirigir las escuelas del hospital viejo en As Mercedes. Después de la caída de Madrid para los nazi-fascistas es depurado por los franquistas y asiste asombrado a las brutales represiones ejercidas, muchas con asesinatos en nuestra tierra, al tiempo que recibe él mismo amenazas contra su integridad física.

En 1934 nace su hijo Ramón Luis Acuña, que es uno de los que mejor conserva la memoria de su padre y durante bastantes años ejerció de periodista en París. El 18 de febrero de 1939 la nefasta "Comisión Depuradora del Personal del Magisterio Ourensano", publicó, con infinidad de falsos cargos contra él un "Pliego de Cargos". Por culpa del que el 25 de marzo de 1941 fue destituido como docente y borrado del escalafón de maestros nacionales por una orden ministerial. Por ello, en 1942 tiene que, para sobrevivir, desarrollar su labor docente de forma privada en la Academia Mercantil de Ourense, y más tarde en el Centro de Enseñanza Bóveda en la Alameda del Crucero, del que fue copropietario y director, y al que no pudo darle su nombre a causa de su destitución profesional. En este centro llevó a cabo de forma ejemplar durante décadas la formación de numerosos ourensanos y ourensanas.

En 1945 inicia su colaboración con poemas de Fírgoas en la revista El Orensano de Buenos Aires. Cinco años más tarde asiste con su mujer en Compostela al Día de Galicia y participa en la asamblea de la fundación de la editorial Galaxia de Vigo. Entre 1950 y 1970 participa activamente en las tertulias literarias que se celebraban en nuestra ciudad en el Café Miño, Hotel Roma, Hotel Parque y otros lugares. En ellas anima y aconseja a los nuevos literatos, y entre ellos a Casares. Viaja a los lugares que más admira como París, la Bretaña y Portugal. En 1955 Fernández del Riego lo incluye en la Escolma de Poesía Galega, volumen 4 denominado Os Contemporáneos. Durante el franquismo, que con acierto odiaba por no existir libertades, se negó a publicar libros poéticos. En 1959 publica en la revista Vieiros, editada por el "Padroado da Cultura Galega" de México, creada entre otros por Carlos Velo y Luis Soto. En 1961 algunas de sus poesías aparecen en el volumen publicado por Alexandre Finisterre en México con el título de Poesía da Galicia Contemporánea. El 28 de diciembre de 1966 reingresa de nuevo en el Cuerpo de Maestros Nacionales, tres años antes de jubilarse y dos años más tarde cierra el Centro de Enseñanza Bóveda. Gracias a un programa de Radio Nacional de A Coruña en el que es entrevistado, conservamos la voz de Acuña. En agosto de 1975 aparece su poema "Segador" en el Almanaque Galaxia. A las cinco de la mañana del 19 de agosto de este año fallece en nuestra ciudad siendo inhumados sus restos en el cementerio de San Francisco.

En 1979 se vuelve a reeditar, con dibujos de Prego, su poemario Fírgoas, en una edición muy hermosa y cuidada, que recibió muchos elogios. Gracias a la acción del maestro José Sueiro y el alcalde Francisco Rodríguez, el ayuntamiento ourensano, en 1983, decidió dar al colegio de A Carballeira el nombre de Acuña en su memoria. En 1999 el ayuntamiento de su villa natal de Trives organizó un homenaje a su figura con un ciclo de conferencias. Y desde el año 2000, con el apoyo de la Universidad de Vigo, se organizaron en aquella localidad cinco congresos dedicados a su vida, obra y figura. Con publicación posterior de actas se celebraron en los años 2000 (el 1º), 2003 (2º), 2006 (3º), 2009 (4º) y 2013 (5º).

Su libro fundamental es sin duda Fírgoas, un poemario renovador y singular escrito en los años 1930-31, y publicado por primeira vez en 1933, con grande influencia del ambiente y de la realidad del momento en el que fue compuesto y también de los clásicos de la poesía gallega como Rosalía, Curros, Carvajal, Amado Carballo, Manuel Antonio o Cunqueiro, e incluso de los de la castellana Machado, Jiménez, Alberti, Lorca y los de la generación del 27.

El libro se abre con el epígrafe "Poema do alalá" dedicado a Otero Pedrayo, junto con varias poesías. A seguir, bajo la palabra "Camiñantes", le dedica a Vicente Risco cinco poemas. Con el nombre de "Gris" aparecen a continuación siete poesías dedicadas a Augusto Mª Casas. Álvaro Cunqueiro es homenajeado con el poema titulado "Regueifa". A Juan Luis Ramos le dedica el poema "O neno". Para Ampariño Sánchez, su esposa, compone los poemas "Segredo", "Arela" y "Bodas". Bajo el epígrafe "Mais" aparecen al final de la obra nueve poemas.

La figura ejemplar del docente Luis Acuña, del que su hijo ha dicho con acierto que "tenía cuatro timbres de honor: era maestro, republicano, galleguista y fue represaliado por Franco", debe ser recordada y darlo a conocer a los nuevos docentes, para que su modelo de persona y de enseñante sirva de ejemplo en todas las escuelas de nuestra comunidad.

(*) Educador social y animador cultural

Compartir el artículo

stats