Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desde mi atalaya

La nueva legislatura

El pasado sábado quedó constituida la nueva corporación municipal, como comienzo de esta nueva legislatura, la tercera para María Ramallo y el PP con mayoría absoluta, que nos llevará al 2023, y como consecuencia del amplio respaldo ciudadano, no fue necesario ningún tipo de "juego democrático" con el vergonzante "cambio de cromos", que hemos tenido que soportar por toda la "piel de toro" de nuestro país. Aquí todo lo resolvimos los marinenses con nuestro voto, que dejo todo claro y sin resquicio para ningún tipo de "maniobra". El acto de constitución, como siempre, fue presenciado por muchísimos marinenses, que abarrotaron el Salón de Plenos de nuestro ayuntamiento. Debemos reseñar que, a nuestro entender, la oposición actuó consecuentemente con el resultado, y con toda normalidad se abstuvo, demostrando su sentido democrático y suponemos, su firme compromiso en la defensa de los intereses de Marín, al margen de todo interés personal o partidista, e interpretando el sentir mayoritario de los marinenses con lealtad democrática que, en definitiva, es una lealtad a todos los marinenses.

Al nuevo gobierno municipal, decirles que conozco, porque sigo las vicisitudes de nuestra villa desde hace mucho tiempo, de los muchos problemas que tiene pendientes, algunos de urgente solución. Se de los atrancos y dificultades que conlleva resolverlos, su tramitación, acuerdos, etc., y de lo difícil de conseguir ayudas para todos ellos. Pero se también de las ganas de trabajo y dedicación que tienen los miembros del gobierno para superar todos los escollos, y conseguir sus propósitos. Sabéis que el municipio, viene perdiendo habitantes en los últimos años, por lo que es necesario un estudio profundo para averiguar sus razones, y encontrar las soluciones cuanto antes. Se de las dificultades de los marinenses para encontrar trabajo en nuestra villa, por lo que es necesario un estudio para hacer posible la llegada de empresas, y diversificar la economía de nuestro municipio, que vive del mar: su pesca y su puerto, y en el mar, tal como dice nuestro lema: "Nostra in mare fortuna", debe encontrar ese otro campo que permita nuestro desarrollo, que no es otro que el mar en su versión turística; pues disponemos, de playas, costa, paisajes y clima, adecuados para desarrollar el turismo. Sabemos de los problemas de circulación, debido a la falta de otra entrada y salida de nuestra villa, que no sea la av. Orense, por lo que llegó el momento de planificar una nueva expansión, que no puede ser otra, que hacia San Julián, y enlazar con la ctra. de Circunvalación, para ensanchar el actual casco urbano. Sabemos de las necesidades de instalaciones y servicios para un normal desenvolvimiento de la vida cotidiana: es urgente la construcción del Auditorio, del aparcamiento Subterráneo, la mejora de servicios del Centro de Salud y otros que esperan solución adecuada, sin olvidar algo tan importante para nuestro futuro inmediato como los límites: portuarios y municipales.

Por lo que es necesario ponerse a trabajar, como me consta que ya lo está haciendo el equipo de gobierno con ilusión, dedicación y con acierto; y ¡cómo no!, a la oposición animarla a seguir el camino iniciado con la abstención, para que actuando con un marinismo activo, colabore al crecimiento y desarrollo de Marín y por lo tanto a su progreso, apoyando todo aquello que beneficie a todos los marinenses. Que así sea, en la seguridad de que los marinenses, a unos y a otros, sabremos agradecérselo.

Compartir el artículo

stats