Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL

Antonio Rico

Gol de Otegui

Televisión Española no puede decidir unilateralmente entrevistar a Arnaldo Otegui sin rendir cuentas a nadie. No está bien que Canal 24 Horas sea, porque sí, el altavoz del líder de EH Bildu. Es intolerable que TVE sirva en bandeja, por sus narices, contra la opinión de las víctimas del terrorismo y con la oposición de un buen puñado de partidos políticos elegidos democráticamente en las urnas, una pileta de agüita limpia y refrescante para que un tipo de su catadura moral se dé un chapuzón ante todos los españoles de bien salpicando barbaridades, para que se lave la sangre que aún tiene la desfachatez de justificar, para que blanquee su imagen tergiversando la historia, para que limpie y deje como los chorros del oro esa conciencia suya, alucinada y multiusos, que lo mismo fríe un cuento que cose una mentira.

Por eso fue una vergüenza que el Canal 24 Horas dispusiera, por su cuenta y riesgo, hacer una entrevista a Otegui, y la noche del pasado miércoles nos la tuviéramos que comer con patatas. TVE no puede guiarse por impulsos, no puede regirse por caprichos, ni puede estar al albur de las decisiones arbitrarias del jefazo o jefaza que le haya caído encima como consecuencia de los últimos vaivenes políticos. TVE debería haberlo entrevistado de oficio, por responsabilidad institucional, por higiene democrática.

De la misma manera que el presidente del Gobierno es, sea del partido que sea, el presidente de todos; a todos nos representan, nos guste o no, todos los partidos con representación parlamentaria. TVE tiene el deber de cumplir el mandato democrático de recoger la pluralidad ideológica que hay en nuestras instituciones. No puede permitir que unos partidos políticos elegidos democráticamente en las urnas decidan qué partidos políticos elegidos democráticamente en las urnas pueden salir en la tele pública y cuáles no. Si la entrevista a Otegui respondió a estos principios, hay que felicitar a TVE por hacer bien su trabajo. No queda otra.

www.antoniorico.es

Compartir el artículo

stats