Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hemeroteca del Decano

Hace 130 años | 20-06-1889

El Ayuntamiento de Vigo pagó facturas por valor de 10.524,08 pesetas, según desveló el alcalde en el pleno municipal. Parte de ese dinero se había recaudado en los impuestos de los últimos meses, aunque también se tuvo que recurrir a un crédito concedido por la Diputación de Pontevedra. Los problemas financieros del ayuntamiento se arrastraban de otros años atrás, al igual que sucedía en otras corporaciones locales. La crisis era muy fuerte en aquella época. También se quejaban los responsables municipales de la falta de ayudas por parte del Gobierno.

La Compañía de Ferrocarril volvió a anunciar un cambio en los horarios de los trenes, algo que parecía ya habitual y molestaba a los viajeros. Muchos de ellos protestaron en la estación viguesa y también desde el ayuntamiento se envió una carta a la empresa para que dejara de realizar constantes variaciones. Los nuevos horarios afectaban a casi todos los recorridos.

Hace 100 años | 20-06-1919

Una lápida de bronce fue colocada en la calle que llevaba el nombre de Eduardo Iglesias y que antes se denominaba del Circo. El acto fue especialmente emotivo, ya que contó con la presencia de muchos de sus familiares y también de toda la corporación municipal junto a numerosos vecinos que se acercaron para mostrar su apoyo. Después, casi todos se trasladaron al cementerio de Pereiró para depositar una corona de flores en su tumba. Eduardo Iglesias recibía de esa forma el reconocimiento público por su trabajo en defender los intereses de Vigo.

La Guardia Civil detuvo a varios cazadores furtivos en la zona de Vigo por carecer todos ellos de la correspondiente licencia para realizar esta actividad. No se habían registrado detenciones en los últimos meses. Además de requisárseles las armas, los cazadores fueron multados y advertidos de que en caso de reincidencia podrían ser enviados a la cárcel.

Hace 50 años | 20-06-1969

El Decano informaba de los trabajos que se realizaban en el Berbés como preparación de la flota para la campaña del bonito. Además de numerosos barcos de Vigo, también se habían acercado de otros lugares del norte de Galicia. Algunos de ellos fueron sometidos a trabajos de reparación de algunos desperfectos. La captura del bonito era una de las etapas más importantes dentro del calendario de pesca anual y daba empleo a miles de personas. Los barcos también contrataban a más marineros.

Rafael Portanet, el alcalde de la ciudad, anunció que se estaba cerrando un amplio plan para realizar obras en numerosas calles. Con un elevado presupuesto, según señaló, se desarrollaría en varias fases. Se iniciarían los trabajos por Balaídos y alrededores y continuarían por el centro de la ciudad. El regidor municipal tenía como gran objetivo el mejorar la imagen de Vigo.

Compartir el artículo

stats