Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Touriño

El mirador de Lobeira

Antonio Touriño

Sindicatos anclados en la historia

La sopa de letras que identificaba a los sindicatos con la explosión democrática se ha quedado rancia, tanto que resulta indigerible pese al papel que deben desempeñar en el conjunto de las empresas.

Da igual que sean clásicos, modernos, que agrupen a un sector concreto, que se identifiquen con los nacionalismos o tengan convencimientos ácratas de los de antaño.

El caso es que su papel va a menos cada día que pasa en los que, por no modernizarse, pierden toda influencia, pues ni siquiera el poder político les tiene en cuenta a la hora de elaborar sus programas, y los trabajadores apenas secundan sus desfasadas convocatorias.

Se ve en O Salnés con sindicatos que apenas tienen contacto con las empresas o con los trabajadores y cuyo papel se limita al puro seguimiento de cifras de evolución del paro, cuando se publican, a expresar su respaldo a las huelgas generales o a redactar un manifiesto que cada vez escuchan menos personas en convocatorias como el 1 de Mayo.

Es preciso un 15-M como revulsivo en el mundo sindical. Quizá sea fundamental que nazcan nuevas organizaciones, que traigan aire limpio, que zanjen la rutina de los líderes de siempre.

Se trata de modernizar la estructura en un mundo al que apenas han llegado las nuevas tecnologías, salvo el watshap y el correo electrónico. Hablarles de Home, Big Data o Analitics Systems podría recordarles a Orwell 1984.

Ahora que tienen tan sencillo llegar a cada uno de los trabajadores es cuando los sindicatos llegan menos. De ahí la necesidad de agitar el panorama para que salgan de ese vagón de cola en el que parece que ni están ni se les espera. O Salnés necesita que estas fuerzas de presión que tan importantes han sido en la reciente historia de España vuelvan a cumplir el papel que les pertenece como parte del engranaje económico, en vez de deslizarse en la cómoda y aburrida rutina en la que están inmersos. Los sindicatos tienen la obligación de exigir puestos de trabajo y ello solo se consigue si hay industria, que todas las fuerzas vivas deben procurar. Y tienen que hacerlo cuanto antes.

Compartir el artículo

stats