18 de mayo de 2019
18.05.2019

Ortún y el masaje tailandés

18.05.2019 | 01:42
Balonmano Fusión. ¡Qué nostalgia de aquel balonmano! Y es que se reunieron en una comida una nutrida representación de personajes del balonmano de Vigo y Galicia que escribieron la leyenda de este deporte. Gracias a la iniciativa de Pepe Guisasola, alma máter con el apoyo de otros ilustres, estuvieron alrededor de 70 protagonistas de cinco generaciones. Desde los años 50, los dinosaurios más veteranos, hasta los años 90, los "juveniles". Es decir que cuando los primeros jugaban, otros aún no habían nacido. Y en la foto los más veteranos de los años 50, 60, personajes ilustres de los clubes Vulcano, Bosco, Salesianos, Citroën, Anca, Octavio, Regmto, Murcia 42 e incluso los remeros del Náutico que formaron el Club Balonmano Cucudrulus. De pie, Milucho Magdalena (Salesianos y Octavio), Jorge Cortegoso (Regimiento Murcia 42 y Bosco), Carlos Puskas, Ignacio Núñez, Gayoso, Suso Figueroa, Bares (Vulcano) y Carlos Barros. Sentados: Alejandro (Vulcano), Sardo de Diego y Miguel Cobas (Regimiento Murcia 42 y Bosco), Franco Cobas (Cucudrulus), Del Río (Citroën), Antonio San Jorge, Carballeda (federación provincial) y Noguerol. Y además también estaban Pepe Covelo (Teucro y Cisne), Carlos Revenga (Bosco), Jardón (delegado del Anca), Arizaga (Vulcano), Fran Teixeira (ilustre entrenador), Ñuco (Bosco), Garrigós (Octavio) y un larguísimo etc. No faltó una representación de la Federación Gallega, y con el Mundial Juvenil de Balonmano que se va a celebrar en el mes de julio en Vigo, se anuncian muchas actividades con estos veteranos.
Balonmano Fusión. ¡Qué nostalgia de aquel balonmano! Y es que se reunieron en una comida una nutrida representación de personajes del balonmano de Vigo y Galicia que escribieron la leyenda de este deporte. Gracias a la iniciativa de Pepe Guisasola, alma máter con el apoyo de otros ilustres, estuvieron alrededor de 70 protagonistas de cinco generaciones. Desde los años 50, los dinosaurios más veteranos, hasta los años 90, los "juveniles". Es decir que cuando los primeros jugaban, otros aún no habían nacido. Y en la foto los más veteranos de los años 50, 60, personajes ilustres de los clubes Vulcano, Bosco, Salesianos, Citroën, Anca, Octavio, Regmto, Murcia 42 e incluso los remeros del Náutico que formaron el Club Balonmano Cucudrulus. De pie, Milucho Magdalena (Salesianos y Octavio), Jorge Cortegoso (Regimiento Murcia 42 y Bosco), Carlos Puskas, Ignacio Núñez, Gayoso, Suso Figueroa, Bares (Vulcano) y Carlos Barros. Sentados: Alejandro (Vulcano), Sardo de Diego y Miguel Cobas (Regimiento Murcia 42 y Bosco), Franco Cobas (Cucudrulus), Del Río (Citroën), Antonio San Jorge, Carballeda (federación provincial) y Noguerol. Y además también estaban Pepe Covelo (Teucro y Cisne), Carlos Revenga (Bosco), Jardón (delegado del Anca), Arizaga (Vulcano), Fran Teixeira (ilustre entrenador), Ñuco (Bosco), Garrigós (Octavio) y un larguísimo etc. No faltó una representación de la Federación Gallega, y con el Mundial Juvenil de Balonmano que se va a celebrar en el mes de julio en Vigo, se anuncian muchas actividades con estos veteranos.

Pues sí, es verdad. Yo estaba acostumbrado a los cuadros de pequeño o medio formato de Eduardo Ortún, pero en la exposición que con el escultor Armando Martínez tiene estos días en la sala del Círculo de Empresarios (G. Barbón, 62) hay uno que rompe sus costumbres pictóricas en cuanto a tamaño. Hay una treintena de lienzos de paisajes idílicos o fantásticos pero entre ellos destaca un cuadro de 3x2 metros, con la Sierra Cantabria de fondo, con un escenario de viñedos que deja patente su origen riojano, aunque como ingeniero naval su vida haya tenido un trasfondo internacional. Digo que en su pintura hay pueblos idílicos con cielos fantásticos porque su pintura es difícilmente clasificable, aunque él defina algunos de sus cuadros como paraísos perdidos, mundos sin sombras, paisajes con poesía. Lo que es indiscutible es su brillante colorismo, fuera de toda regla: son pinturas en las que bulle su imaginación, con un degradado de colores muy conseguido. A algún amigo le oí decir que estos lienzos deberían usarse como terapia antidepresiva. Yo no tengo por ahora depresiones pero escribo cada día con uno suyo ante mi mesa y me hace el efecto de un masaje relajante tailandés.

¡Qué Airiños los del Mar de Teis!

Sin gente como ellos, que recogen los cantos de nuestra memoria, nuestra tradición coral ya no existiría. Hablo de Airiños do Mar de Teis, y con alegría porque ya tenemos su primer CD. Pronto traeremos aquí una foto de ellos pero hoy nos contentamos con dar aliento a los componentes de este grupo, orgullo vigués que, según nos recordó el poeta, maestro, cantante y escritor Baldomero Iglesias "Mero" ("Fuxan os Ventos", "A Quenlla") recuperaron el nombre de aquella antigua coral, luego orfeón, nacido en 1926. Sabemos que tuvieron incorporaciones y bajas desde que se fundaron en 2013 pero ahora son 15 personas unidas, como dice Mero, por el amor a la música, sobre todo cuando se hace canción. Yo los oí en el festival de San Roque de 2017 y puedo dar fe como Mero aunque con menos autoridad que él, de que son grandes valedores de la canción tradicional gallega, la más nuestra, aunque mezclen instrumentos y ritmos diversos. ¡Y ya tenemos su primer CD!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook