Transcurridos 16 meses de su último capítulo, el miércoles volvió "La que se avecina" a la parrilla de Telecinco y lo hizo con un 22,6% de cuota de pantalla, dato que sin duda satisfará a los responsables de Mediaset. Otra cosa son las sensaciones que dejó. La serie sigue teniendo una legión de fans, incluso entre aquellos que jamás ven Telecinco, salvo para cuando ponen fútbol y esta telecomedia. Cada vez se leen en las redes sociales más opiniones en la línea de que la ficción ha perdido fuelle, hay demasiados personajes o se echan de menos otros -como el de la gallega Cristina Castaño, Judith en la serie-. En cualquier caso, a este primer capítulo de la nueva temporada le faltó chispa.

Y luego está el desfase cronológico, patente en una frase de Fernando Tejero, o sea, Fermín Trujillo: "¡Que se joda Montoro!". El economista de Jaén dejó de ser ministro en junio de 2018, más o menos cuando terminó el rodaje de esta 11ª temporada. José Luis Gil, el actor más veterano de la serie -incluso de su antecedente, "Aquí no hay quien viva"-, se quejaba hace unas semanas del "desconcertante trato" a la audiencia de los responsables de Telecinco, que se guardaron el as en la manga confiando en sus otros productos. "Tienen Supervivientes, Gran Hermano, GH Vip, GH dúo... solo les falta Gran Hermano tríos", ironizaba el gran actor, que mañana estará en Vigo representando "Cyrano". Y lamentaba que Telecinco amagase con el "próximamente" hasta el hartazgo. Aquí a alguien le ha crecido mucho la nariz, y no ha sido a Cyrano.