Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un premio merecido por altruista

El Liceo Casino que se encuentra en sus estertores de vida tras el acuerdo asambleario de su disolución, será este año la entidad distinguida con el "Premio Liberación 2019". Es posible que parezca una incongruencia el hecho de que se le otorgue un premio a una sociedad que desaparece, porque, a priori, puede parecer un fracaso su definitiva disolución. Ocurre, por un lado, que el Liceo Casino tuvo una amplia participación durante varios años en la celebración de esta efemérides histórica, pero me da la sensación de que no es por esa circunstancia la distinción ofrecida, sino que se valora desde la organización conjunta Ademar-Concello, el hecho de que la asamblea que acordó la definitiva disolución de la entidad, decidiera donar, prácticamente, las instalaciones de su sede al Ayuntamiento que podrá y sabrá, ya veremos, utilizarlas en beneficio de la ciudadanía. Se trata de la simbólica venta por 40.000 euros de una propiedad que se valora oficialmente en 450.000 y, además, repartir esos 40.000 euros entre las entidades de labor social marinenses. Es incuestionable que el Casino fue (es) una víctima de los cambios sociales que hacen tambalear e incluso desaparecer, una tras otra, a este tipo de sociedades, y lo es también que sus exigua masa social (fue de 1.300 socios a poco más de 50) se acordara del pueblo de Marín con este altruista gesto. Pues bien merecido premio.

Dos: lección de persistencia

Compartir el artículo

stats