Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el mirador DE MARÍN

Cuatro de abril, una fecha histórica

Uno: Lección de valor

Este jueves será una fecha señalada en la historia de Marín como muy pocas pero, a la vez, menos reconocidas por el grueso de la población porque aquí, en este rincón del sur gallego, somos muy dados a restar valor e incluso a ir contra la realidad vivida. Los franceses de Napoleón con la disculpa de ir hacia Portugal a sus batallitas, se fueron quedando en los pueblos gallegos por donde pasaban y, con tanto fusil y más cara dura, trataron de hacerse con lo que no era de ellos, abusando de los vecinos a los que trataron de someter. Marín fue uno de esos pueblos que dijo ¡basta! y a base de "paus", "legóns" y "fouciños" además de echarle bemoles y derramar sangre propia, pusieron a los gabachos en fuga empezando por arrebatarle el Fuerte de San Fernando del que se habían apoderado y donde tenían su cuartelillo "chiringuito" montado. Gago de Mendoza, preparó sus "Alarmas do Morrazo" y en cuatro días resolvió la papeleta recuperando el fuerte, poniendo en fuga a los franchutes y dos días después, en la playa de la Almunia, masacrar a los que se atrevieron a volver desde Pontevedra dispuestos a vengar la afrenta de los bravos marinenses. Fue una de tantas lecciones que el pueblo gallego dio a Napoleón que acabó reconociendo el valor de sus gentes y hasta aseguran que comentó que si sus soldados tuvieran esa valentía podría hacerse dueño del mundo. Pero no la tenían.

Tres: Liceo Casino

Compartir el artículo

stats