17 de marzo de 2019
17.03.2019
Entre redes

Diálogo de sordos

17.03.2019 | 03:49

La democracia tiene sus defectos. No solo se encuentran en la famosa dictadura de los números, sino también en las campañas electorales. "Si la masa era el número y si el número decidía la formación de los gobiernos, entonces los gobiernos estaban por definición afectados del mismo daño que la masa", apuntaba Santos Juliá. La campañas electorales distorsionan la política y manipulan la realidad en una selva en la que el votante debe ir provisto de recursos para distinguir una cosa de la otra. Viene esto a cuento porque se antoja impertinente que Consellería de Sanidade y Concello de Cangas no solo no se hablen, sino que no se escuchen. Porque uno no cree tan difícil llegar a un acuerdo en esto del CIS, en sí es solo una ampliación del centro de salud o por el contrario es un ente supramunicipal con las medidas sanitarias que se demandan. Y todo está marcado otra vez por los números. Porque según unos en un determinado número de hectáreas no puede caber un CIS y un centro de salud al mismo tiempo. Según los otros, no solo hay que contar a lo ancho, sino también a lo alto. Pero insisto, esto se solucionaría con una reunión aclaratoria entre las partes, despejada de tintes electorales y partidistas. No parece tan difícil y, sin embargo, no se quiere. Unos aprovechan el silencio de los otros y los otros el ruido de los unos, en una espiral que apostamos que irá en aumento a medida que se acerquen las elecciones, tanto las generales como las municipales. No se puede venir deportivo a O Hío y no acercarse en traje y corbata a un encuentro con el alcalde de Cangas. Y tampoco se puede seguir demorando en el tiempo la entrega de terrenos por el Concello al Sergas para el CIS. Diálogo de sordos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook