Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL //

Antonio Rico

El cascabel

¿Le gusta el género de terror? ¿Le atrapan las historias espeluznantes, las que hacen que un escalofrío recorra su espalda, las que paralizan porque hielan la sangre? Vea "Examen de conciencia". ¿Prefiere las series sobrias, sin efectos especiales, sin trucos digitales, las que cuentan las cosas tal y como suceden sin añadidos fantasiosos? Vea "Examen de conciencia". ¿Es más de reportajes, de periodismo de investigación, de levantar alfombras, de desmaquillar la realidad para conocer su verdadero rostro? Vea "Examen de conciencia". Pero véala bajo su responsabilidad.

Yo no he podido. Fue tal la cantidad de barbaridades que desfiló por el primer episodio, que tuve que parar antes del final. Y aun me quedan otros dos. Esperaré unos días. Revuelve el estómago lo que allí se ve, repugna a la razón lo que allí se cuenta, el corazón no le permite a uno seguir sentado viendo tranquilamente la tele mientras delante se amontona un caso tras otro de pederastia. Porque produce horror notar cómo la acumulación de casos, todos diferentes, todos tan similares, producen sensación de repetición, de rutina, de habituación, de normalidad. Y esta gris cotidianeidad del horror resulta más sobrecogedora que el más truculento de los detalles.

Muchos no verán "Examen de conciencia" por otro motivo: se emite en Netflix. Por eso ruego a Trece, la cadena de la Conferencia Episcopal -tan centrada en su labor pastoral, tan preocupada por las víctimas, tan alejada de los verdugos-, que compre y emita en abierto esta investigación sobre las violaciones sistemáticas y continuadas a niños (¿hace falta añadir "indefensos"?) en el seno de la Iglesia Católica, sobre la connivencia y el encubrimiento, sobre el miedo y la impunidad. Una serie sobre el poder absoluto y la sumisión absoluta que surgen cuando el silencio y la obediencia son virtudes, y cuando quienes dicen tener en sus manos las llaves que atan y desatan en el Cielo lo que aten y desaten en la Tierra las usan para administrarse a sí mismos la absolución. Ojalá demostraran su "tolerancia cero" con la pederastia poniendo este cascabel al violador.

Compartir el artículo

stats