Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el mirador DE MARÍN

Un recorrido por el Marín histórico

Uno: Volver a la Escuela

El viernes tuve la suerte de volver a experimentar la actividad docente que me queda ya algo lejos tras una década apartado por edad, claro, de lo que fue mi principal profesión durante casi medio siglo. Y es que acompañé a un grupo de alumnos del colegio Carballal por las calles de Marín visitando las plazas más emblemáticas y, ayudado de algunas fotografías antiguas, tratando de hacerles ver las diferencias existentes entre el Marín de hoy y el de hace un siglo, además de mostrarles los que fueron puntos neurálgicos social y económicamente del municipio. Me gusta que los niños de la escuela de hoy salgan a la calle, a su entorno, para comprobar la realidad que les rodea y que les es tan cercana pero, por lo que he podido comprobar, tan ajena o desconocida. También que sus maestros, responsables de esta parte de la educación infantil, pongan su entusiasmo en mostrarles lo más próximo que no estará en ningún modo, reñido con cualquier otro nivel de enseñanza, y me recuerda las directrices que, cuando estudiaba en la "Normal de Magisterio" allá por los 60 del siglo XX, que ya lleva llovido, nos aconsejaban utilizar el exterior de la escuela para una mejor educación, consejo que apenas era seguido en la realidad más bien utilizando el aula como "jaula". Lo he pasado muy bien con la chavalada y me ilusiona haber ayudado, aunque ocasionalmente, a su formación.

?Y tres: El futuro

Compartir el artículo

stats