Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Errores del pasado, esperanza del futuro

Dentro de nada y con diferencia de menos de un mes nos veremos con las Elecciones. La primera jornada, el 28-A, tendrá un destino claro porque en ella se dirimirán las preferencias del pueblo para saber quién gobernará los destinos de toda España. La segunda, el 26-M, la cosa no va a ser tan fácil aunque estoy convencido, y eso deseo, de que el votante sabe distinguir lo que son elecciones Autonómicas, Europeas y Municipales. Y serán precisamente estas últimas las que más preocupen al ciudadano, no porque las demás no tengan importancia que la tienen y mucho, sino porque, en las Municipales se elige a la persona que va a encabezar el gobierno más cercano, el que, precisamente, tiene la obligación de velar por los intereses de los vecinos del municipio que serán los que juzgarán la gestión tan directa como sensible de cuatro años de política local. El desarrollo urbanístico de Marín en los últimos 125 años ha sido un verdadero desastre, a la vista está, y las generaciones actuales pagamos los errores de los que nos precedieron aunque hubieran tomado decisiones con la mejor voluntad del mundo. El recorrido que los escolares del Carballal hicieron el viernes por el entorno urbano pone bien a las claras que lo que se hace hoy será el bien de quienes, cuando ya no estemos en este mundo, ocupen el lugar. El bien o el mal, claro y en la mano está de los que ahora se ofrecen.

Dos: Comparativa

Compartir el artículo

stats