Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Sánchez de Dios.

Crónica Política

Javier Sánchez de Dios

Los trucos

Así que, ahora que se aproximan otras elecciones municipales y en consecuencia parece levantarse la veda para determinadas actividades, convendría solicitar que se extremen las precauciones. Siquiera para garantizar que a todos los habitantes del Reino se les aplique no solo el principio de igualdad ante la ley sino también la de oportunidades. Porque ambas están, de facto, bajo amenaza por la práctica habitual y siempre negada de quienes gobiernan las entidades sujetas a elección para incumplir lo que mandan los cánones, intentar asegurarse la victoria y seguir donde están.

(Conste que no se habla de derroche porque cuando el gasto pre/electoral "extra" lo llevan a cabo verbigratia los concellos, suelen dedicarlo a necesidades reales, aunque el destino concreto se selecciona cuidadosamente en función de los gobernantes, bien para consolidar el voto, bien para captarlo. En cambio aquel concepto -el derroche- es más aplicable si quien decide es un Gobierno de mayor nivel, porque juega en otra "liga" y en ella procuran camuflar sus intenciones. Aunque a veces ni siquiera disimulan: un ejemplo de falta de pudor fue el "Plan E".)

En cuanto a la negación de esas prácticas por algunos que dicen conservarlo -el pudor, signo de vergüenza ajena- conviene repetir una serie de datos, medibles y por tanto poco opinables. Según ellos, más de setenta municipios gallegos se han saltado -confirma Hacienda- las reglas del control de gasto, lo que, en román palatino, significa que están incrementando los niveles autorizados para -quizá con contadas excepciones- buscar con ese gasto una rentabilidad adicional que garantice -en lo posible- la reelección de quienes los gobiernan.

Claro que, ya puestos a buscar el modo de disponer de liquidez, que sobre todo cuando tocan a urnas es un bien indispensable, hay otros métodos eficaces. Legales, sí, pero discutibles: consisten en guardar facturas pendientes en un cajón y cargarlas después a los Presupuestos del año siguiente. Eso perjudica a bastantes pymes pendientes de pago, y por supuesto a muchos autónomos, pero ya dice el refrán que a quien Dios se la dé, san Pedro se la bendiga. Este otro truco se ha detectado en 60 concellos más de Galicia, y suma 16 millones en "pufos" reconocidos. Nada menos.

Por todo eso y unas cuantas cosas que podrían añadirse, se solicita algo más de cautela y mucha mayor vigilancia en esta época, no sea que dentro de unos meses se vean fuentes, aceras, iluminaciones y asfalto por todas partes y, pasado mayo y la romería electoral, no quede un ochavo para lo sustancial. Cierto que siempre se puede echar la culpa a otros gobiernos de más arriba, pero no se lo van a creer así como así los contribuyentes. Y cuando éstos se percaten, más de uno tendrá que presentarse a las elecciones en la Venezuela de Maduro, experto en trampas, que tanto les gusta a unos cuantos. Y eso sí va a resultar pintoresco.

¿Eh?

Compartir el artículo

stats