08 de diciembre de 2018
08.12.2018

Jaque a la justicia: ¿casualidad o causalidad?

08.12.2018 | 02:20
Jaque a la justicia: ¿casualidad o causalidad?

Uno de los conceptos más controvertidos en el mundo del Derecho y del que no existe una definición unitaria es el del "La causa". Muchas y diversas son las teorías que versan sobre la misma.

Pero un denominador común de todas ellas sería la que considera la causa como "el motivo final que induce a realizar un acto o contrato", y ello tiene una importancia vital pues ese motivo final puede ser legítimo o no. Es decir, la causa, tendría por objeto determinar la moralización y legalización de los actos. Algo totalmente distinto ocurre con la CASUALIDAD que viene definida en nuestro diccionario como "combinación imprevista de circunstancias imposibles de prever o evitar".

Estamos asistiendo, de un tiempo a esta parte, a un innegable deterioro de la imagen de la Justicia en España, a través de críticas periodísticas de sentencias o actuaciones judiciales casi siempre apriorísticos y carentes de fundamento jurídico alguno, consistentes en transmitir una imagen de nuestros jueces como personajes arbitrarios, absurdos, alejados de la realidad retrógrados, etc. Salvo, claro está, que el juez en cuestión pertenezca a cualquier organización que lleve por apellido "progresista", en cuyo caso, la profesionalidad, la independencia, la mesura, equidad y su apego a la realidad suelen ser encomiables.

¿Será todo esto casualidad? ¿Será casualidad que esta contumaz actitud de ataque a la justicia venga a coincidir con el virulento desarrollo del "proces" o lo que es lo mismo, desde que en Cataluña saltaron por los aires los "molt honorables" Pujol y Mas entre otros muchos, dejando en evidencia gobiernos con una total falta de ética pública y desmedida codicia?

Será igualmente casual que la Asociación de Jueces para la Democracia fuera la única que vio correcto y ajustado a derecho que el gobierno no amparara a LLarena. Como casual es la fuga de Jueces y Magistrados de Cataluña que desde septiembre de 2017 pasa de medio centenar y en los concursos de traslados se producen más salidas que incorporaciones o la vergonzosa destitución fulminante del abogado del estado Edmundo Bal (máximo responsable del departamento penal) que ejercía la acusación en la investigación del Proces.

Nadie, por buena fe que se tenga, puede dar pábulo a tanta casualidad. Es obvio, la corrupción catalana necesita urgentemente una justicia propia, de jueces nombrados por ellos, de ellos y para ellos. Es el temor a una justicia independiente, a las presumibles duras penas por los delitos cometidos y cómo no! a las enormes penas pecuniarias más que probables, lo que alimenta el furor patriótico catalán. Pero para ello necesitaban algo más que ruido y voluntad, necesitaban la colaboración de un "caballo de Troya" que desde dentro horade el Estado de Derecho y que junto con la "brunete mediática" de los Roures y Godós consigan el objetivo perseguido: desprestigio de la Justicia, monarquía debilitada, absolución o indulto de los golpistas y corruptos catalanes. Y una vez conseguido esto hablaremos después de la financiación de "la Finca" o mejor de la transferencia de la Agencia Tributaria en su totalidad.

Lo relatado no es pues "casualidad", sino "causalidad" pero en este caso la causa tiene toda la apariencia de ser una causa inmoral, también denominada causa torpe. Y así figura en los ordenamientos jurídicos de nuestros vecinos europeos, como Francia o Italia. En lo que al nuestro respecta se determina que: "? las obligaciones sin causa o con causa falsa o ilícita no producirán efecto alguno. Es ilícita la causa cuando se opone a la ley o a la moral."

Pero claro, eso solo ocurre en el mundo del Derecho y en un Estado de Derecho. Pero hoy, aquí y ahora, mucho me temo que los pactos entre el gobierno y los independentistas produzcan, no solo demoledores daños a nuestra convivencia sino, lo que es peor si cabe, la destrucción del Estado de derecho, bajo el axioma: todos los poderes emanan del pueblo y el pueblo soy yo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook