10 de noviembre de 2018
10.11.2018
tribuna del lector

Crispación

10.11.2018 | 02:41
Crispación

La crispación es un estado de ánimo que hace insufrible la convivencia. La crispación se puede dar en muchos ámbitos de la vida, pero hoy me quiero referir a la crispación política.

Nuestra ciudad de Vigo que está regida por Abel Caballero, posiblemente el mejor alcalde de la democracia,que aparte de estar muy preparado es un enorme trabajador y se esfuerza por estar en todos los eventos sean organizados por los que le han votado o por los que posiblemente no le han votado. Tiene una guerra particular con nuestro presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijoó y esto en principio no es bueno. Alberto Nuñez Feijoó es posiblemente el mejor gestor de todo el panorama político nacional, lo demostró hace algunos años cuando era presidente de Correos, dió un vuelco a este servicio y los miles de empleados estaban muy contentos de su jefe.

Estamos en presencia de dos grandes de la política española y para Vigo, que es la ciudad más dinámica de Galicia, no puede darse el lujo de que reine la crispación en sus relaciones.

Vigo se dice que es una ciudad de aluvión, yo creo que lo fue y hoy lo es menos. Los hijos o los nietos de aquellos que hicieron la ciudad están asentados y se sienten muy vigueses.

En Vigo tenemos grandes realidades: el mar y el puerto de Vigo fueron los catalizadores de este gran dinamismo. Aquí llegaron catalanes, leoneses, zamoranos etc. que dinamizaron la ciudad, mucha gente de afuera usó el puerto para su marcha a las Américas, otros muchos cambiaron de idea y se quedaron aquí fascinados por su belleza y empuje.

La factoría Citroën fue el motor para un Vigo más industrial, la Zona Franca de Vigo es un organismo financieramente potente y gran impulsor de terrenos para crear empresas.

Tenemos muchas cosas importantes en esta ciudad, pero lo que sí es cierto es que hay muchas cosas importantes por hacer y esta crispación no ayuda nada a conseguir grandes proyectos. La unión hace la fuerza y sumay la desunión debilita y resta.

Aunque todas las comparaciones son odiosas, no puedo dejar de mencionar la época en la que en La Coruña estaba de alcalde el socialista Paco Vázquez y en la Xunta Manuel Fraga. Yo conocí a los dos y cada uno a su manera tenían una fuerte personalidad y se entendieron para el bien de la ciudad herculina y de Galicia a pesar de algunos errores.

Tanto Abel Caballero como Alberto Núñez Feijoó son hombres muy capaces y estoy seguro que quieren lo mejor para Vigo y para Galicia. Es hora que conviertan las espadas en arados y aremos en la misma dirección, es hora de que veamos para delante sin ver atrás para que el surco sea más profundo y productivo. Los ciudadanos de esta gran ciudad se lo agradeceremos y también los votaremos, lo lógico es que tengamos alcalde y presidente de la Xunta para muchos años, el Xacobeo 2021 está al caer, tenemos que hacerlo grande y será bueno materialmente e espiritualmente.

Que el Apóstol Santiago, que no lo tuvo fácil en la evangelización de nuestra tierra, ayude a estos grandes políticos a caminar juntos en beneficio de todos.

Miembro del Club 55

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook