Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

#YoElijoMujer

Se ha mejorado mucho porque el espacio de mejora era infinito, pero todavía queda mucho por hacer

Me comentaba Amalia López Acera, una magnífica periodista, que como una medida positiva para favorecer la igualdad ella utilizaba una técnica, me decía: yo elijo mujer. ¿Y en qué consiste esta técnica? Muy simple. Cuando le piden que recomiende a un profesional o proponga a una persona para una tarea o proyecto, elige a una mujer, tan válida como cualquier hombre que pudiera recomendar, facilitando de este modo una mayor visibilidad de la mujer en diferentes ámbitos profesionales.

Al contrario de lo que muchos sostienen por lo bajo, es necesario tomar conciencia de que existe un problema para resolverlo. Es fácil negar la mayor, y decir que se ha mejorado mucho. Es cierto. Se ha mejorado mucho porque el espacio de mejora era infinito, pero todavía queda mucho por hacer y no porque las nuevas generaciones sustiutirán a aquellas marcadas por los estereotipos de género tenemos el trabajo hecho y la igualdad garantizada. El problema es más complejo, porque es un problema de educación.

Un reciente estudio con niños y niñas de entre 7 y 11 años sobre qué querían ser de mayores arrojaba claras conclusiones de cómo desde tan temprana edad están presentes los estereotipos de género. Lo de menos es que la mayoría de las niñas querían ser profesoras y los niños futbolistas, lo relevante es cómo las niñas se inclinaban por profesiones feminizadas, y los niños en profesiones asociadas al éxito social y al ejercicio de autoridad. Están (estamos) rodeados de estereotipos; un ejemplo muy reciente, un anuncio sobre el día del padre, en la versión de la hija se centra en su boda, su día más especial, sin embargo, en la versión del hijo, se centra en hacer los deberes, practicar deportes y jugar juntos. Sin palabras.

La evolución de la sociedad fuertemente marcada por las nuevas tecnologías no contribuye a mejorar la situación, pues añadido a la gran brecha existente en las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas), la falta de competencias digitales en un amplio sector femenino, especialmente el de mayor edad, dificulta su relación, por ejemplo, con las administraciones públicas y su adaptación a las nuevas dinámicas. Entre las muchas acciones a abordar resulta imprescindible desarrollar políticas inclusivas en el ámbito digital.

Tampoco la familia puede ser un problema. Cargas familiares, la expresión es suficientemente elocuente, "cargas", el parón profesional se produce en el momento de mayor desarrollo profesional y después resulta difícil engancharse de nuevo, o simplemente no se quiere elegir entre familia y carrera profesional.

La actual configuración de muchos puestos de trabajo permitiría el teletrabajo, una manera de conciliar que no está suficientemente explorada y explotada. Desde luego mucho menos que la tradicionales comidas de trabajo y horarios de reuniones interminables y a horarios imposibles, muy características del modelo masculino de trabajo.

Consciente de lo controvertido de las políticas de cuota, hoy no cabe duda de la necesidad de utilizarlas como una medida, provisional, para garantizar la presencia de mujeres en sectores todavía de difícil acceso por su endogamia masculina. De asegurar su participación en los centros de decisión, en los procesos de reforma y transformación de la sociedad, por supuesto sin rebajar, por ser mujer, las exigencias de máxima capacidad y competencia para el mejor ejercicio de su función.

Porque otras mujeres antes que nosotras han luchado para que hoy podamos estar donde estamos, y porque detrás nuestra vendrán otras que merecen encontrarse un mundo con igualdad de oportunidades. Porque más allá de los múltiples estudios que avalan la necesidad de mejorar las políticas de igualdad, cada uno de nosotros debe contribuir en la medida de sus posibilidades. Por eso, porque todos podemos llevar a cabo acciones en defensa de la igualdad, cuando alguien te pida un referente, en cualquier ámbito: elige mujer. #YoElijoMujer.

*Doctora en Derecho y Directiva Pública Profesional

Compartir el artículo

stats