Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Dignidad

Cuesta cada vez más trabajo distinguir en las cosas, pues entre los males del momento está el de reducirlas a un sí o un no, un blanco o un negro, y siempre acompañando la opinión de un enfático dictamen moral. En esa concepción binaria y reductora del mundo y de la vida no suele permitirse matizar, ni valorar los hechos, o a las personas, bajo diversos aspectos o categorías. Debo decir que el suicidio del criminal de guerra Slobodan Praljak me ha parecido un gesto de dignidad, y que la escena que ha protagonizado, sin intentar siquiera dominar el horror que, en su última mirada, proclaman sus ojos, merece todo respeto. Seguramente creía en su inocencia, o en la existencia de valores que están por encima de las vidas humanas, y aunque esto redobla la justicia de su condena (de la que no dudo en absoluto), no es menos cierto que dio con la propia vida testimonio de esa bárbara fe.

Compartir el artículo

stats