02 de agosto de 2017
02.08.2017

Fueron a una comunión y...

02.08.2017 | 01:45

Unos 60 mayores y 15 niños se vistieron el sábado pasado para ir a la comunión de Alejandrito, el hijo pequeño de la viguesa Carolina Posada y el vilagarciano y profesor de piano Alberto Vila, aunque ambos residentes en Pontevedra. A esta hermosa capital de provincia que llama a Vigo su barrio industrial se trasladaron ese soleado sábado los invitados, entre ellos vigueses como David Cabaleiro, Bea González Freire, Nerea Couso, Alfonso Álvarez, Luís Carro, Nieves Cancelas, la coruñesa Irene Pérez... Todos con su regalito para el afortunado niño que recibía a Dios por vez primera. La ceremonia fue en la Basílica Mayor de Santa María con el cura Javier Porro, hermano de la ex alcaldesa de Vigo Corina Porro. Pero hubo un momento en que los invitados empezaron a darse codazos al ver que el sacerdote, que hablaba al niño de los significados de su Comunión, empezó a hablarle de la boda de sus padres, casados en 2008 por el Juzgado. Pero, pasados unos segundos de desconcierto del público, dijo: "Amigos, debo deciros que esto es también una boda porque los padres han decidido establecer su vínculo por la Iglesia". O sea que la comunión acabó en feliz boda en el Parador de Pontevedra. El padre, el vigués Ramón Posada, no daba crédito. La madre, Paquita González, dijo, aunque emocionada y sonriendo: "Y yo, vestida de comunión".

Los Maravillas, de marcha

¡Los Maravillas van hoy de marcha! El mismo día que Cristina "de Madrid", o sea hoy, monta su tienda junto a sus compañeras del Mercado las Gypsys en la playa de Patos, donde estarán hasta las 9 de la noche, los Maravillas de Bouzas celebran su encuentro anual, que harán en el Pazo de Cea. ¿Cuántos serán este año? ¿200? Empezará la cosa en la iglesia de San Miguel de Bouzas con una misa en memoria de José Baltasar Costas "Maravillas", en la que estarán las mayores de la familia, sus nietas Marita González (Sara) e Isabel Montenegro, que superan los 90 tacos. Luego, la cena en el Pazo de Cea. Cuatro o cinco generaciones.

Por la cultura del aceite

Alguna vez hablé de La Chinata, en Marqués de Valladares, como primera o una de las primeras apuestas por introducir la cultura del aceite en Vigo, aunque a partir de una marca. Ayer conocí una segunda ap uesta, en forma de una tienda minúscula pero bien dotada en su almacén. Hablo de Olivia, en Ronda de Don Bosco, que abrió una querida colega periodista que decidió dejar la tinta por el óleo; Pilar Piñeiro. Su apuesta con Olivia es traer a la ciudad y poner al alcance de todos los bolsillos y paladares lo mejor de los olivares y almazaras de España y Portugal, sin olvidar la valerosa apuesta gallega por recuperar su olivicultura. En las estanterías de este pequeño local es posible encontrar aceites de Andalucía, Extremadura, La Mancha, Catalunya, Tras Os Montes, Alentejo, Ourense o Quiroga. Por si queréis dar más cultura a vuestros sabores...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine