Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Sánchez de Dios.

Crónica Política

Javier Sánchez de Dios

La reacción

Así que, frente a quienes defienden que en algunos aspectos de la actividad pesquera, y sobre todo en el campo de la reacción frente a la competencia, Galicia y sus empresas daban síntomas de agotamiento, una corriente -de momento minoritaria- parece dispuesta a dejar en mal lugar a los agoreros. Y no solo contraataca en territorio conocido, sino que parece prepararse para responder a la ofensiva china con medidas audaces y similares a aquellas que les complican la vida mercantil.

En ese sentido de reacción positiva ha de enmarcarse la operación que publicaba este periódico al dar cuenta de que "Iberconsa" estudia la compra de una firma argentina con siete buques y una planta. Y que el acuerdo con la también gallega "Pesquera Santa Cruz" parece inminente, con lo que consolidaría la presencia de la flota de este antiguo Reino donde solía. Dicho eso, no estorbaría un esfuerzo diplomático complementario, algo más fácil con el gobierno de Macri que con el de los Kirchner.

Y es que, dicho sea de paso, esa reacción de la pesca gallega ya se echaba de menos -así como una cobertura gubernamental adecuada- desde hace tiempo. Y no solo en apoyo de la flota y de la industria, sino también en pro de una presencia más efectiva de las oficinas que la UE ubicó en Vigo y que, al menos en opinión de quien esto escribe, apenas llega a lo testimonial. Y no están los tiempos como para conformarse con gestos y postureo, al menos si se quieren defender en serio los intereses de los pescadores.

(No estorbará que, hablando de un sector clave de la economía gallega, se cite otra vez la situación, rara donde las haya, que atraviesa lo que llaman la "vieja Pescanova", objeto de extrañas maniobras bursátiles semanas atrás sin aparente reacción de los órganos de control de los mercados y de la competencia. Y no es que se espere mucho de ellos, pero al menos sí que reaccionen ante lo que parece una acción hostil contra una firma, la "nueva", que lucha por superar las dificultades heredadas.)

Expuesto todo lo anterior única y exclusivamente desde la lícita preocupación por lo que -al menos desde un punto de vista particular- parece ausencia de reacciones adecuadas en donde debieran producirse, no queda otro remedio que denunciarlo y saludar el coraje de los que no se resignan. Y apelar de nuevo a la sociedad para que defienda lo que olvidan sus representantes: distinguir lo importante de lo anecdótico y ponerse las pilas para servir al país de verdad.

¿Eh...?

Compartir el artículo

stats